CD. Concierto piano y Orq. Nº5. Beethoven.Hardin-Yundi

67

CD.concierto-piano-Beethoven

Concierto para piano nº 5, Emperador (Beethoven). Fantasía en Do mayor Op.11 (Schumann). Yundi (piano), Berliner Philarmoniker, Daniel Harding (director), Deutsche Grammophon-Mercury Classics, 2014.

Doble universo romántico

En los últimos años el panorama musical internacional está asistiendo a un ascenso meteórico de jóvenes y talentosos instrumentistas de nacionalidad china, especialmente en el campo pianístico. Uno de los más refinados, Yundi, presenta su último trabajo para el sello amarillo con el acercamiento al Concierto Emperador, continuando en su exploración beethoveniana tras su álbum de platino con las sonatas Claro de Luna, Appassionata y Patética. Ahora asistimos a una nueva grabación, efectuada a inicios de 2014, de una de las obras universalmente más conocidas y fundamentales del repertorio concertante que bien podría ser una versión más salida al mercado discográfico sino fuera por los esperados niveles de calidad que se exigen de los mismos intérpretes acompañantes: Daniel Harding al frente de la Filarmónica de Berlín, la cual graba por segunda vez junto al solista.

Se trata de una precisa y convincente lectura del pianista chino, donde aúna un perfecto conocimiento del plano técnico de la partitura junto a una inusitada capacidad para transmitir emoción. Interpretación que posee con justicia el regusto y la nobleza beethoveniana, no otorga prioridad absoluta al componente virtuosístico, sino que también aporta cierta recreación y refinamiento. Bien es cierto que se le podría exigir más nervio y garra en ciertos pasajes al joven Yundi, pero verdaderamente ha sabido penetrar de forma profunda en la idiosincrasia de esta obra universal, y que viene a reafirmar su inmersión en el universo pianístico del compositor de Bonn. La orquesta, plegada con sumo respeto al solista, encuentra equilibrio y mesura en Harding, sin transmitir las grandilocuencias tan caras al pasado de la prestigiosa formación berlinesa.

Como contraste estilístico con la monumentalidad que reviste el concierto Emperador, Yundi elige para recrear en solitario una íntima obra de Robert Schumann mucho menos conocida en cuanto a menor difusión: la Fantasía en Do mayor Opus 11, cuya especial característica emocional estriba en esa división de caracteres que poseía el propio compositor alemán, y que se plasmaba en su forma de componer; de un lado el extrovertido Florestán frente a la introversión y ensoñación de Eusebius, y a los cuales el pianista chino sabe dar voz a través de los tres movimientos de la obra: el primero presentando a ambos alter egos, el segundo dedicado a Florestán, y el tercero protagonizado por Eusebius. La propia personalidad humana de Schumann plasmada en dos universos emocionales paralelos, antagónicos en expresión y carácter, será a buen seguro un completo descubrimiento para muchos por medio de la genuina sensibilidad de Yundi.

Germán García Tomás

@GermanGTomas