Crítica. El segundo reparto de La Fille du Regiment en Madrid también brilla

77

fillesegund1

Carlos Javier López

No podemos obviar las interpretaciones de Desireé Rancatore, Antonino Siragusa y Luis Cansino en la Fille du Regiment de Donizetti en el Teatro Real de Madrid.

Las últimas representaciones de La Fille du Regiment de Gaetano Donizetti tienen lugar en el Teatro Real de Madrid con parte de su aforo vacío, debido al insultante precio de las entradas (hasta 213€) y a que esta producción de Laurent Pelly es muy conocida por los aficionados. Sin embargo, el público asistente sigue premiando a los artistas cada tarde.

Mariano Hortal ya comentó con acierto y detalle en su crítica los pormenores del primer reparto. No obstante, y sin ánimo de resultar reiterativos, es necesario dedicar esta crítica al segundo reparto, que también está cosechando meritoriamente el beneplácito del público de Madrid.

La estrella absoluta del segundo elenco es la soprano siciliana Desireé Rancatore. Es imposible dejar de seguirla por el escenario, donde crea una Marie creíble y expresiva, graciosa y emotiva, segurísima en el canto y brillante en lo actoral. Resulta muy difícil separar el canto de la interpretación dramática, pues la Rancatore encarna (en el sentido más pleno) el personaje de la joven Marie de manera redonda e incontestable. Los que durante su interpretación buscan pequeños defectos en la emisión, pese a encontrarlos excepcionalmente, cayeron rendidos ante el despliegue de sensibilidad e inteligencia canoras, en el que la coloratura cobraba sentido dramático. Una Marie de referencia en el panorama actual, y que consigue superar con creces a su compañera del primer reparto, Aleksandra Kurzak.

 (Vía España esCultura)

Intenta conseguir el amor de Marie el joven tirolés Tonio, interpretado por el tenor Antonino Siragusa. El de Messina canta con precisión y acierto en la zona aguda, que en este título exige una afinación limpia. Sin embargo, se echa en falta una mayor imaginación en el canto a media voz, así como algo de calidez y dulzura en la emisión. En los dúos con Rancatore y en los ensembles mostró gran aptitud, y en el aria de los 9 does se empleó a fondo, con brillo y punch en los agudos, aunque con tiranteces en el paso de registro. En lo actoral Siragusa está perfectamente integrado en esta versión hilarante, llena de guiños cómicos.

También dejó muy buen sabor de boca el barítono español Luis Cansino, que está demostrando una solvencia todoterreno que pasea por medio mundo. Próximamente le podrán ver en el Teatro Nacional de Praga en el Simón Bocanegra de Verdi. De su interpretación del sargento Sulpice hay que destacar su implicación escénica, que aporta equilibrio y ritmo a la producción. De manera imperceptible, aporta consistencia a la obra, evitando que esta se convierta en una sucesión de gags. Un gran artista al que seguir de cerca.

Fueron muy divertidas las intervenciones de la mezzo inglesa Rebecca de Pont Davies y la actriz española Ángela Molina, intérpretes de la marquesa de Berkenfield y la duquesa de Crakentorp, respectivamente. Entre ambas surge una gran complicidad escénica, que se disfruta sin sobresaltos gracias a la experiencia y categoría de ambas artistas.

Tal vez lo más reprochable sea la versión orquestal ofrecida por el director francés Jean-Luc Tingaud, divagante y especulativa, sin un mensaje nítido, aunque efectiva en los concertantes.

Esta ópera fue concebida para entretener y hacer sonreír, mientras se disfruta de algunas de las mejores arias belcantistas. Objetivo que se consigue en el Real, gracias al alto nivel vocal y actoral de los solistas y la solvencia de los cuerpos estables del teatro. Aún quedan entradas. Así que corran al banco, pidan un préstamo y vayan a la ópera.

“La fille du régiment”, Opéra-comique en dos actos de Gaetano Donizetti (1797-1848). Libreto de J. H. Vernoy de Saint-Georges y Jean Francois-Alfred Bayard. Intérpretes: Desireé Rancatore (Marie), Rebecca de Pont Davies (La marquesa de Berkenfield), Ángela Molina (La duquesa de Crakentorp), Antonino Siragusa (Tonio), Luis Cansino (Sulpice), Isaac Galán (Hortensius), Mathieu Bettinger (Un notario), Pedro Quiralte-Gómez (Un caporal), Pablo Oliva (Un campesino). Coro y orquesta titulares del Teatro Real. Dir. Musical: Jean-Luc Tingaud. Dir. Escénica: Laurent Pelly. Teatro Real de Madrid, 6 de noviembre de 2014.