Lohengrin. Wagner. T. Real .Madrid

80

lohengrin1

Dos grandes repartos wagnerianos, un coro de 92 cantantes y una orquesta de 123 músicos

interpretarán la popular ópera wagneriana

Se ofrecerán 13 funciones de la nueva producción de Lohengrin entre los días 3 y 27 de abril, dedicadas a  la memoria de Gerard Mortier.

El 2 de abril a las 20.30 horas, un día antes del estreno de la ópera, tendrá lugar en la Sala principal del Teatro Real un Acto de homenaje a Gerard Mortier, de acceso libre.

La puesta en escena concebida por Lukas Hemleb parte de una escultura de Alexander Polzin, escenógrafo de la producción.

La dirección musical será de Hartmut Haenchen, que cederá la batuta a Walter Althammer en dos funciones.

Dos espectáculos de fin de semana completan la programación de la ópera: Sueños y pesadillas de Wagner, dirigido a los jóvenes, y El caballero del cisne, taller familiar concebido para los más pequeños, dentro del ciclo ¡Los domingos, a la Gayarre!

La función del 10 de abril será retransmitida en directo por Radio Clásica, de Radio Nacional de España.

Entre los días 3 y 27 de abril, el Teatro Real ofrecerá 13 funciones de una nueva producción de Lohengrin de Richard Wagner (1813-1883), con dirección musical de Hartmut Haenchen y Walter Althammer (que dirigirá los días 11 y 19 de abril), dirección de escena de Lukas Hemleb y escenografía del escultor Alexander Polzin.

Aunque el primer contacto de Richard Wagner con la leyenda medieval de Lohengrin, hijo de Parsifal, remonte a 1842, solo en 1845 el compositor comenzó a esbozar el libreto y la partitura, cuya escritura concluyó en 1848. Su  estreno estaba previsto para Dresde, pero la participación de Wagner en los levantamientos revolucionarios de 1849 le obligó a exiliarse a Suiza. La ópera sería ofrecida por primera vez al año siguiente, merced al empeño de Franz Liszt, cuya hija, Cosima, se convertiría más tarde en la última esposa de Wagner.

El estreno de Lohengrin tuvo lugar el 28 de agosto de 1850, en Weimar, con Franz Liszt en la dirección musical de la ópera, al frente de un elenco y una orquesta que no han hecho justicia a la partitura. Wagner solo la escucharía, en su versión íntegra, en Viena 11 años después del estreno.

Considerada la última gran ópera romántica de Wagner, pero también precursora de algunos de los hallazgos que fructificarían en sus dramas musicales posteriores, Lohengrin desarrolla los arquetipos del Romanticismo -la fatalidad trágica, la temática medieval y nacionalista, la dialéctica entre lo divino y lo humano, la contraposición del paganismo al cristianismo, la atmósfera nebulosa e inquietante, etc.- dentro de un marco musical en el que las modulaciones, las transiciones de los motivos musicales e incluso los límites difusos de los duetos anuncian ya el continuum musical de las grandes óperas posteriores.

En esta partitura, cuyo preludio es considerado en sí mismo una obra maestra, destaca el protagonismo del coro que, inspirado en la tragedia griega, va anticipando el devenir de los acontecimientos, comentando las actitudes de los protagonistas y dictando el veredicto final, guiado por designios divinos.

La nueva producción de Lohengrin que se estrenará en el Teatro Real nació a partir de una escultura de Alexander Polzin —artista plástico que creó también la escenografía de La página en blanco y La conquista de México— concebida como una gran instalación, evocadora de un espacio mitológico misterioso e inescrutable. En el marco de esta cosmovisión, Lukas Hemleb recrea el mundo real y sobrenatural wagneriano, rehuyendo las tradicionales dicotomías que contraponen los personajes de la ópera y reforzando sus debilidades.

Los dos repartos que interpretarán la obra incluyen grandes nombres del repertorio wagneriano, la mayoría de ellos conocidos ya por el público del Teatro Real. El papel titular será compartido por los tenores Christopher Ventris y Michael König; Catherine Naglestad y Anne Schwanewilms darán vida a la desdichada Elsa y Deborah Polaski y Dolora Zajick encarnarán a la maquinadora Ortrud. Completan el quinteto protagonista Franz Hawlata y Goran Jurić, como el rey Heinrich, y Thomas Johannes Mayer y Thomas Jesatko como Friedrich von Telramund, debutando los tres últimos en el escenario del Teatro Real.

Para la interpretación de esta gran ópera, el Coro Titular del Teatro Real contará con 92 cantantes y la Orquesta Titular del Teatro Real, con 123 músicos. Al frente de ambos, estará Hartmut Haenchen, que dirigió en las dos temporadas anteriores Lady Macbeth de Mtsensk, de Shostakovich, y Boris Godunov, de Mussorgski.

Asimismo, las funciones de Lohengrin se incluyen en las celebraciones del segundo centenario del nacimiento del compositor, que se han iniciado la pasada temporada con Parsifal y han proseguido con Tristan und Isolde, hace apenas dos meses.

En torno a esta ópera, se ofrecerá el espectáculo familiar Sueños y pesadillas de Wagner, con seis funciones matinales de fin de semana concebidas para el público joven (5, 6 y 13 de abril) y dos nuevas sesiones del taller familiar ¡Los domingos, a la Gayarre! denominadas El caballero del cisne.