Veni Domine, la magia de la polifonía desde la Capilla Sixtina

182
Veni Domine
Veni Domine

“Veni Domine” es el título del tercer lanzamiento para Deutsche Grammophon del Coro de la Capilla Sixtina que dirige el maestro Massimo Palombella, tras “Cantate Domino” y el álbum dedicado a Palestrina. El compacto lo conforma una selección de piezas sacras para los periodos litúrgicos del Adviento y la Navidad, extraídas de los archivos de la Biblioteca del Vaticano, en su gran mayoría ofrecidas en primera grabación mundial, tras un meticuloso y sistemático estudio de los manuscritos y copias originales. Palombella describe en las notas al disco el proceso de recuperación de unas músicas rescatadas del olvido, al servicio exclusivo de las celebraciones papales a lo largo de siglos, así como la importancia del texto escrito y su transformación en patrones de sonido en base a prácticas de interpretación.

Quizá uno de los mayores atractivos es la presencia estelar, aunque sólo se vea reducida a una única obra, de la mezzosoprano Cecilia Bartoli, que se convierte de esta manera en la primera cantante que consigue grabar al lado de un coro estrictamente masculino como el de la Capilla Sixtina en este majestuoso templo de la religión católica, con fotografías interiores que inmortalizan la experiencia artística. Bartoli presta así su tersura vocal a la etérea Beata viscera Mariae Virginis del compositor medieval Perotinus, donde el coro sostiene el continuo canto melismático de la mezzo italiana, creando un efecto de íntima espiritualidad.

Las músicas aquí compiladas son el complemento perfecto en espiritual armonía y mística trascendencia de las monumentales e imperecederas pinturas de Michelangelo Buonarroti que envuelven este registro fonográfico. Porque, tal y como asegura el propio Palombella, las características acústicas de la Capilla Sixtina requieren un sonido de precisión y control, aunque rico en matices y color, como los mismos frescos de Miguel Ángel. En este sentido, y en la búsqueda de una mayor autenticidad estética e interpretativa, varias piezas han sido grabadas desde la galería de la Capilla Sixtina, la ubicación exacta en la que el coro se situaría siglos atrás, con dos contratenores reemplazando a los niños de coro en el cantus, o líneas superiores de las partes polifónicas, y desde allí nos llegan, con una evidenciable diferenciación acústica respecto al resto de obras (en las que el coro se sitúa en frente del altar de la Capilla) cuatro de ellas: el introito en canto llano que abre el disco, Gaudete in Domino, el himno de Vísperas de Adviento Conditor alme siderum de Guillaume Dufay, el motete Missus est Gabriel del flamenco Josquin Desprez y el motete de Navidad Dies sanctificatus illuxit nobis de Palestrina, en donde Palombella subraya el denominado “color menor” de la notación musical, en el que se producen niveles de agilidad desde ciertas secciones corales.

El título del disco alude a la última frase del motete de Adviento en dos secciones de Palestrina Canite tuba in Sion – Rorate, caeli, desuper (“Veni Domine, et noli tardare”), y del polifonista italiano por antonomasia también se incluye el motete a doble coro Hodie Christus natus est y el ofertorio para la epifanía Reges Tharsis et insulae. No podía faltar en este recorrido la música del compositor abulense Tomás Luis de Victoria con su imprescindible O magnum mysterium y el motete Quem vidistis, pastores? – Dicite, quidnam vidistis?, cuya estructura en dos secciones la comparte con Jean Mouton y su motete Quaeramus cum pastoribus, con Giovanni Maria Nanino y su Hodie nobis caelorum Rex y con Jacob Clemens non Papa y su Magi, veniunt ab oriente.

Más allá del Miserere, única obra que ha dado popularidad a Gregorio Allegri, en este disco hallamos su enigmático Nasceris, alme puer, que pone música a un texto del Papa Urbano VIII. También encontramos el himno de las Vísperas de Navidad Christe, Redemptor omnium de Luca Marenzio, cuya polifonía se alterna con su entonación en canto gregoriano, en el que junto al himno inicial Gaudete in Domino semper, Palombella ha utilizado texto y melodía incluidos en el Liber hymnarius de 1983 de la abadía de Solesmes, más fiel a los modos y tonos de la gramática gregoriana primitiva, y cuyo canto sorprende por su extrema sobriedad. Corona el disco el ofertorio Diffusa est gratia de Palestrina, para la Fiesta de la Presentación del Señor del 2 de febrero (Calendas), con la que finaliza el periodo de Navidad en el calendario litúrgico.

Las interpretaciones que brinda el Coro de la Capilla Sixtina en esta selección de obras destacan sobre todo por su gran hondura emocional, impactante efecto contemplativo y absoluta contención espiritual, sin concesiones a una retórica gratuita, una suma austeridad que sirve en todo momento a las exigencias de los textos litúrgicos, con las voces blancas de la escolanía comulgando en naturalidad con las más adultas del coro por medio de un tejido polifónico que subyuga por su misma plasticidad, flexibilidad y variedad de matices sonoros, consiguiendo crear una atmósfera sonora de especial evanescencia a la que ayuda la exclusiva acústica del recinto. Apasionante recorrido en definitiva por el canto polifónico a capella que nos llega desde un entorno artístico único, de la mano de un conjunto coral que ha hecho completamente suya la fidelidad interpretativa a unas piezas religiosas que continúan manteniendo vivo el esperanzador mensaje de la Navidad a lo largo de la historia.

Germán García Tomás