Zandra McMaster junto al Vogler Quartett en obras de Respighi, García Abril y Ernest Chausson

100
Zandra McMaster junto al Vogler Quartett en obras de Respighi, García Abril y Ernest Chausson
Zandra McMaster junto al Vogler Quartett en obras de Respighi, García Abril y Ernest Chausson

Este disco que aquí comentamos es el tercero y último de una serie del Cuarteto Vogler en el que el conjunto de cámara cuenta en exclusiva con la colaboración de la mezzosoprano irlandesa Zandra McMaster. En realidad se trata de varios registros realizados en Berlín, en concreto en el Konzerthaus y el Gendarmenmarkt.

Tres únicas obras son las que conforman este recital discográfico improvisado que comienza con Il Tramonto (1914) de Ottorino Respighi, una partitura de estética verista pese al texto netamente romántico de Percy Shelley. El rico y expresivo ropaje armónico de las cuerdas consigue establecer el clima intimista para que la cantante recree con entraña operística el halo teatral de la obra en una muy matizada línea de canto en la que exhibe su acusado registro grave y un controlado vibrato.

La pieza de Respighi, a medio camino entre un poema sinfónico con voz y una canción italiana de grandes proporciones, se acompaña de dos obras de música española: en primer lugar las Canciones del jardín secreto de Antón García Abril, escritas en 2001 sobre poemas árabes, ya registradas previamente por la cantante, y en las que, en esta grabación en directo, se evidencian las dificultades que, la por otro lado siempre competente mezzo irlandesa, posee con la dicción española, entendiéndose con menor facilidad su pronunciación en unas canciones que en otras. Aun así, reviste al bello ciclo del compositor turolense del encanto oriental y del halo de nostalgia que la música requiere, como en la hermosísima “Elegía a la pérdida de la Alhambra”.

Se completa el recital con la bellísima canción Le temps des lilas (1886) de Ernest Chausson en un arreglo del propio García Abril en el que escuchamos en el acompañamiento la adición de un piano a cargo de Michael McHale junto al Vogler Quartett, y en la que McMaster vuelve a obsequiarnos con su sentido teatral de adaptación al texto, su atractiva morbidez y una sobresaliente dicción francesa.

Germán García Tomás