25 años de la Temporada Internacional de Zarzuela y Arte Lírico

La promotora de arte lírica Estrella de Malagón inaugura por vigésimo quinto año consecutivo la Temporada Internacional de Zarzuela y Arte Lírico, que tendrá lugar en el Teatro de Bellas Artes de Bogotá. La temporada comenzó el pasado viernes día 3 de octubre con Carmen, la historia de amor y tragedia basada en la novela de Prosper Mérimée, con música de George Bizet y libretos de Ludovic Halévy y Henri Meilhac; la representación fue protagonizada por Milagros Martín y Ricardo Muñoz. La segunda función tendrá lugar esta misma tarde, a las 17.00 (hora local).

Durante la temporada, el público tendrá la oportunidad de disfrutar de la zarzuela Los Gavilanes (11 y 12 de octubre) y de una antología de ópera y zarzuela, entre el 18 y 19 de octubre, con piezas de La Traviata, El Barbero de Sevilla, Aída, Luisa Fernanda, Amor Brujo y La Leyenda del Beso. Como colofón, el 25 y 26 de octubre se ofrecerá la zarzuela cubana María la O.

La Temporada Internacional de Zarzuela y Arte Lírico abrió las puertas del teatro del Colsubsidio por primera vez en 1989, en una época en la que el género había desaparecido de los escenarios debido al coste que suponía traer a las compañías de zarzuela y ópera desde España. La primera temporada de la entonces llamada Compañía Lírica de Colombia, que Estrella fundó junto al tenor Rodrigo Jiménez, contó con escaso patrocinio, como el apoyo del empresario Mauricio de Vengoechea, aunque tuvo un gran éxito. Cuando poco tiempo después perdieron a su principal benefactor, la Temporada vio momentos difíciles que, aun con los medios de producción más modestos, lograron llevar adelante, hasta la creación de la Fundación de Arte Lírico.

Hacia la octava temporada, finalmente, obtuvieron el respaldo del Ministerio de Cultura de España, así como de su homólogo colombiano. Así, pudieron presentar al público montajes de gran calidad con figuras de alto nivel (incluyendo a Luis Cancino, Milagros Martin, Martha Send, Valeriano Lanchas, Beatriz Mora, Adolfo Casas o Svetla Anguelova).

Un trabajo que, según De Malagón, ha sido difícil, pero que ha dado con creces sus frutos.