Adelaida Negri: Vida, arte y talento por Christian Lauria

191

Tapa ADELAIDA NEGRI  Vida, arte y talento

A poco de su lanzamiento en Buenos Aires, compartimos con nuestros lectores un adelanto del libro “ADELAIDA NEGRI Vida, arte y talento” de nuestro corresponsal en la capital argentina, el Prof. Christian Lauria, quien tras un trabajo de dos años de investigación, nos brinda este recorrido biográfico por la trayectoria de la gran soprano a través de testimonios de la protagonista, de sus colegas y de la crítica, amenizados con sabrosas anécdotas e ilustrado con abundantes fotografías de la carrera de una artista que supo brillar en los más renombrados escenarios líricos del mundo.Un libro imprescindible para los amantes de la Ópera a ambos lados del Atlántico…

“Al terminar 1980, Adelaida hace su debut en Barcelona en el Gran Teatro del Liceo. Si bien estaba previsto que se presentara con la Donna Elvira de Don Giovanni de Mozart, la necesidad de reemplazar a otra soprano la llevó a debutar en la sala barcelonesa con Norma, un nuevo desafío de esos ante los que la Negri parece agigantarse… –“Aquel viejo Liceo era entrañable –nos confiesa Adelaida–, con sus pisos de madera y la gente ubicándose aun cuando había comenzado la función y se escuchaban los pasos sobre las tablas…”. “No tenía entonces el nivel de producciones que se vieron después… poco presupuesto para escenografía… y hasta a veces los cantantes teníamos que llevar nuestro vestuario… pero todos queríamos cantar en él porque era un lugar estupendo para mostrarse… siempre iban agentes y empresarios buscando cantantes y así se abrían nuevas puertas…”.

El Maestro Apuntador del Teatro del Liceo, Jaume Tribó, quien la acompañó en todas sus presentaciones en aquella sala, a la par que la invitó varias veces a su programa de Radio 4 de Barcelona, para entrevistarla y difundir sus grabaciones, nos acerca sus recuerdos de aquel debut catalán de su admirada soprano:

“Adelaida Negri se presentó en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona en noviembre de 1980. Venía precedida ya de una fama notable. La ópera era Norma, que la Negri cantó en la tessitura original (me refiero al segundo dúo con Adalgisa), lo aclaro pues pocos días antes se había cantado transportado un tono entero hacia abajo según una vieja tradición. Adelaida Negri pidió respetar la tesitura original, más aguda, pero que debido a la tipología vocal de la soprano le resultaba más cómoda. Acabó el acto II (Norma se representaba en 4 actos) con un impresionante Re natural sobreagudo y al final del dúo con Pollione ascendió hasta el Mi bemol sobreagudo. Desde el primer recitativo el público advirtió la valentía vocal de la intérprete, amante de los riesgos más espectaculares”.

De su debut en la ciudad condal con Norma rescatamos esta crítica:

 “Adelaida Negri, que está a la espera de las próximas representaciones de Don Giovanni, se encargó el domingo del papel de la protagonista. Su prestación fue muy notable, con bella voz y conocimiento del personaje. Parece que con su presencia mejorara la actuación de todos redondeando un tremendo éxito de público que abarrotaba la sala”.

Mundo Diario, Barcelona, Diciembre de 1980 

En Don Giovanni repitió el suceso y este abrió las puertas de la sala de las Ramblas a nuestra artista, la que será una frecuente protagonista en las temporadas siguientes junto a colegas de fuste. Durante su estancia en Barcelona surgió la posibilidad de audicionar en el Metropolitan Opera House, de Nueva York, uno de los escenarios más prestigiosos del mundo y en el que hasta entonces sólo había cantado una soprano argentina, Delia Rigal, entre 1950 y 1957. Adelaida causó tan buena impresión que se transformaría en la segunda argentina en ser contratada con regularidad para actuar en sucesivas temporadas en la sala neoyorkina a partir de 1982.”

………………………………………………………………………………………………………………

“El año 1982 se inicia con el debut de nuestra artista en el Metropolitan Opera House de Nueva York y es ella misma quien nos recuerda aquella experiencia:

–“El Met me contrató como ‘cover’ de Norma y de La Traviata y me asignó funciones de Il Trovatore. Como es un Teatro de repertorio se dan óperas todos los días y en cada uno se da un título distinto, por lo tanto, como tal vez el cantante tiene función una vez por semana, para no mantenerlo inactivo lo designan cover de otros títulos… Hace unos días releía una carta que les envié desde allá a mis padres y en la que les contaba que ese día había ensayado cuatro horas Norma y, terminado ese ensayo, tuve otro de dos horas de La Traviata… Bernardo decía que yo era la única que podía resistir ese ritmo con esos títulos… –nos cuenta entre sonrisas, mientras un café compartido ameniza la charla, y agrega: –“Como decía, yo había sido contratada como cover de Norma cuya titular era Renata Scotto”.

“El día de la première ella no fue bien recibida por el público. Cuando la Scotto entró a escena y aún antes de que comenzara a cantar, una persona desde arriba le gritó ‘¡¡¡Viva Callas!!!’ y se notó perfectamente como ella quedó bloqueada, por lo cual cuando llegó el día de la función que iba a ser transmitida por radio en directo para los Estados Unidos y Canadá, el domingo 2 de febrero (1982) a las 13hs., la famosa soprano fue aconsejada de no presentarse, para evitar el desprestigio”.

“Como yo era su ‘cover’, me avisaron el día anterior de mi probable actuación, y me la confirmaron a las 10 de la mañana. ‘¡YOU ARE ON!’. Apenas tuve el tiempo para maquillarme, vestirme, vocalizar…”–nos cuenta Adelaida, mientras que el Mtro. Bernardo Toscano agrega: –“Adelaida siempre llegaba muy preparada. El Mtro. James Levine, que dirigía aquella producción, se acercó para pasar la parte un día antes de la función y solucionar cualquier detalle. En el ‘Casta Diva’, Adelaida hizo una cadencia ralentada dificilísima que yo le había indicado y que no estaba en la partitura. Levine la escuchó, cerró la partitura y dijo:

–‘Esto está perfecto… ¡Suficiente!’–La dirigió sin más ensayo al día siguiente… Así era de confiable Adelaida”.

Y continúa nuestra artista:

–“Los colegas golpeaban la puerta del camarín para saludar a Renata… y se encontraban conmigo, una perfecta desconocida a punto de debutar en el teatro más grande y famoso, sin haber ensayado con ellos, y en un rol espectacular. ¡Qué elenco! Plácido Domingo, Tatiana Troyanos… No calcularon que esa desconocida pudiera entrar con temple a demostrar su preparación y sensibilidad para con ese rol. Y es así que luego del dúo Norma-Adalgisa, que termina con esa larga cadenza a dos voces, el público estalló en aplausos, a tal punto que el maestro Levine tuvo que detener la orquesta y dejar que la gente desahogara su conmoción”.

“Fue un triunfo genuino. Mucha gente acudió a los camarines a felicitar a los intérpretes. Vinieron Delia Rigal, Bernardo Neustadt, Yutta Ohlsson… ¡¡¡Y tantos extraños que hasta traían improvisados ramos de flores de sus casas!!! El eco repetía ‘A star is born!’. La noticia llegó rápidamente a Buenos Aires y los diarios reflejaron esa maravilla”. La crítica especializada destacó sus valores en artículos, entrevistas y crónicas de sus presentaciones…

“Debutó, en el rol del título, Adelaida Negri, soprano argentina completamente desconocida aquí. Norma es un rol formidable, pero la debutante llega bien preparada y asume la enorme responsabilidad resueltamente, con resultados muy favorables; desde su entrada ella reveló su personalidad fuerte; sabe llegar a su público y tocarlo tanto por la intensidad de la actuación como por la expresividad y la justeza de su canto. (…)”.

Mario Hamlet-Metz, Opera International, 13/2/1982

Fue durante aquellas funciones de Norma cuando contactaron a Adelaida desde la Scala de Milán ofreciéndole hacerse cargo de Anna Bolena en remplazo de Montserrat Caballé, pero los compromisos con el Met impidieron ese debut en la sala italiana.”

………………………………………………………………………………………………………………

” Norma es, como hemos dicho, otro de los títulos que Adelaida frecuentará y se asociará a su persona. Sería redundante hablar de las dificultades de este rol; sólo apuntemos que, en la piel de nuestra soprano, Norma se vuelve una experiencia imborrable. La compleja personalidad de la sacerdotisa-madre-amante despechada, es explorada con solvencia y servida con una voz que no se amilana ante el desafío sino que, por el contrario, se agiganta ante él. Desde su entrada imperiosa a su inolvidable aria “Casta Diva”; desde los dolientes y nostálgicos dúos con Adalgisa a las terribles escenas con Pollione, Adelaida borda con mano maestra un glorioso tapiz donde cada sentimiento es un hilo que adquiere su preciso valor. La escena final con su “Quel cor tradisti…” etéreo y doliente y su “Deh, non volergli vittime” cantado desde el fondo más sincero del corazón crea un crescendo emotivo que conmueve profundamente. Su nombre se suma sin reparos a los de las míticas sopranos que hicieron de esta obra de Bellini una de las cumbres del Bel Canto y de ello han sido testigo los públicos más exigentes alrededor del mundo desde aquella primera encarnación austríaca hasta sus últimas presentaciones en este título en Buenos Aires en el 2008.”

El libro se presentará el próximo 19 de Diciembre a las 18hs. , en los salones de la Editorial Dunken, Ayacucho 357 de la Ciudad de Buenos Aires, ocasión en que la Negri firmará ejemplares junto al autor.

foto solapa autor