Aida. Verdi. B. Aires

143

Aida1.Verdi.B.Aires

Ópera en cuatro actos

Libreto de Antonio Ghislanzoni

 

Teatro Avenida. 20 de Agosto de 2013

 

En el Teatro Avenida de Buenos Aires se ha puesto AIDA en conmemoración de los doscientos años del nacimiento de Verdi.

El título, que siempre despierta el interés de los operómanos, es desde luego propicio para las celebraciones, además de por su espléndida música, por el despliegue escénico que requiere, y montarlo en un escenario de medianas o reducidas dimensiones exige ingenio e inventiva.

Eduardo Casullo ya es un viejo conocido en estos menesteres y lleva varias producciones del título con su firma, alguna de ellas en esta misma sala, por lo que pudo aplicar su experiencia en la ocasión.

Aida4.Verdi.B.Aires

Optó por una puesta minimalista en lo referente al despliegue escenográfico de manera de liberar el mayor espacio de escenario para la ubicación de las masas corales, ballet y figurantes que requiere la obra, a veces con mayor y otras con menor acierto. En algunas escenas, como en la triunfal o en el final de la ópera, colocó a partes del coro en los pasillos que rodean la platea y en los palcos avant-scene logrando interesantes efectos visuales y sonoros. Menos feliz resultó el final del III° Acto donde la acumulación de personas en el escenario (particularmente numeroso el coro de esclavos) generó ciertas distorsiones sonoras a la par que dejó a los protagonistas imposibilitados del más mínimo desplazamiento.

El vestuario tuvo sus más y sus menos con diseños afortunados como el de Aida o el de Amneris en el III° Acto y otros menos felices como el de Radames o Amneris en el Acto I°.

Haydee Dabusti encarnó una Aida intensa, con gran compenetración en la dramaticidad del personaje, su fragilidad y sus conflictos particularmente en sus solos y en algunos dúos como los que mantiene con Amneris y Amonasro. Su voz corrió segura y conmovió en el «Ritorna vincitor…» del I° Acto y en el inspirado dúo final.

Aida3.Verdi.B.Aires

En su Amneris, la mezzo brasilera Edineia Oliveira, dio cuenta de su volcánico temperamento dramático (a veces un tanto desbordado en lo vocal para el estilo verdiano, pero de gran efecto) que puso al servicio de una entregada caracterización de la princesa egipcia y sus conflictos. Desde un desparejo comienzo su canto fue creciendo hasta una arrebatadora escena del juicio.

Juan Carlos Vasallo fue un Radames de agudos seguros y caudal contundente, aunque se desearía una mayor introspección en su interpretación dramática. Muy interesante su «Celeste Aida…» y su intervención en los dúos.

El Amonasro del brasileño Douglas Hahn tuvo buen nivel tanto en lo vocal como en lo escénico, aunque ciertas tiranteces aquí y allá dejaron esta interpretación unos puntos por debajo de otras que  aplaudimos sin ambages sus sobrados méritos.

Muy buenos resultaron el Ramfis de Maximiliano Michailovsky y el Rey de Cristian De Marco cantados con excelente voz y verdadera presencia.

El nutrido coro distribuido en algunas escenas de forma no tradicional, y dirigido por Pablo Quinteros, superó el desafío más allá de algún mínimo desajuste y tuvo una meritoria labor. otro tanto puede decirse del ballet dirigido por Luciana Prato.

Aida4.Verdi.B.Aires

La orquesta, un tanto reducida para la plantilla que exige esta ópera, respondió eficientemente a la batuta del Mtro. Ronaldo Rosa De Scalzo que brindó una lectura cumplida, aunque sin muchos detalles de la compleja partitura, incluyendo la Obertura que Verdi compusiera y desechara para el estreno italiano de la ópera en Milán. La pieza, toda una rareza por lo escaso de sus audiciones, es un alarde de orquestación a partir de los temas de la obra un tanto extensa por demás pero demostrativa, por si hiciera falta, del talento compositivo a gran escala de Verdi. En cualquier caso el bicentenario del autor bien justificaba su estreno en estas latitudes aún con una orquesta limitada en número.

La noche se cerró con un público que premió con cerrados aplausos a los intérpretes y algún ¡Viva Verdi! que resonó en la sala y en nuestro corazón.

 

AIDA

Ópera en cuatro actos

 

Música de Giuseppe Verdi

 

Libreto de Antonio Ghislanzoni

 

Elenco:

Aida….. Haydee Dabusti

Amneris….Edineia Oliveira

Radames…..Juan Carlos Vasallo

Amonasro….Douglas Hahn

Ramfis….. Maximiliano Michailovsky

il Re………Cristian De Marco

 

Coro dirigido por Pablo Quinteros

Orquesta dirigida por el Mtro. Ronaldo Rosa De Scalzo

 

Coreografía Luciana Prato

Escenografía Hugo Ciciro

Vestuario y dirección de escena Eduardo Casullo

 

Teatro Avenida de Buenos Aires

Función del 20 de Agosto de 2013

 

Prof. Christian Lauria