Alonso Lobo en Cuenca, breve homenaje

12
Choir of Gonville & Caius College
Choir of Gonville & Caius College

Con motivo del cuarto centenario del fallecimiento del polifonista sevillano Alonso Lobo (1555-1617), la Semana de Música Religiosa de Cuenca ha aprovechado la oportunidad de celebrar este aniversario con un único concierto dedicado a su memoria el Miércoles Santo en la Iglesia de San Miguel a cargo del Choir of Gonville & Caius College de la prestigiosa Universidad de Cambridge, conjunto de música vocal liderado por el maestro Geoffrey Webber, que si no ha compendiado las obras polifónicas más granadas del compositor de Osuna, sí al menos ha traído una muestra representativa del talento de Lobo como polifonista.

Este grupo vocal británico lo componen alrededor de 25 voces jóvenes que responden con firmeza y musicalidad a las demandas de un director a la antigua usanza en materia de música eclesiástica, que sabe extraer el matiz o la modulación precisa del conglomerado polifónico.

La primera parte del programa la conformó la muy desconocida Pasión según San Mateo del autor sevillano (a la sazón, tampoco demasiado prodigado), cuyas fuentes de canto llano, correspondientes al relato del Evangelio, están extraídas de la Catedral primada toledana donde Lobo ejerció como maestro de capilla. El texto evangélico es declamado a la manera de salmodia por parte del cronista o evangelista y a través de un canto recitado algo más desarrollado en el caso de las intervenciones de Jesús y los demás personajes intervinientes en el relato de la Pasión. Por su parte, el canto en polifonía corresponde a las voces de la turba. Ciertamente, la monotonía del canto llano correspondiente al relato del cronista, en contraposición con los breves coros en tratamiento polifónico, que resultan sin duda lo más atractivo y propio de la composición, provocan una escucha difícil y fatigosa de esta Pasión, que no es ni por asomo de lo más genial de su autor.

No se puede decir lo mismo de su contenido motete fúnebre basado en un texto del libro de Job, Versa est in luctum, a 6 voces, escrito para las exequias de Felipe II, que abrió la segunda parte del concierto, y cuya lectura por parte del conjunto vocal sirvió para demostrar con mucha mayor nitidez sus bellas cualidades tímbricas y la diáfana claridad de sus líneas canoras. Algo que fue una constante a través de las siguientes piezas, como las tres pertenecientes al Libro de Polifonía 7 del Archivo de la Catedral de Cuenca, de autores renacentistas como Juan Navarro con su Ave Maris Stella, y otros inciertos, como Gabriel Gálvez y Ginés de Boluda, en cuyas piezas se pudieron escuchar los atributos canoros, de una completa adecuación al estilo renacentista, de miembros en solitario del coro británico.

Quizá la interpretación más sobresaliente llegó de la mano de William Byrd y su magnífica Misa a 5, todo un claro homenaje a uno de los grandes exponentes de la polifonía británica, que el grupo vocal interpretó con espiritualidad contenida, magníficamente alcanzada en el Agnus Dei, que por otro lado fue el bis a interpretar, tras el Ave Maria a 8 de Lobo. Los dos organistas participantes, Michael How y Luke Fitzgerald, aportaron el contraste instrumental preludiando brevemente a manera de tocata cada una de las piezas de la segunda parte de este sumamente agradable y atractivo concierto de música polifónica en la Iglesia de San Miguel, que pese a su voluntad de honrar la memoria de Alonso Lobo, apenas consigue hacer relucir, por la escasez de obras seleccionadas, el arte con letras grandes de este insigne autor del renacimiento musical español.

Germán García Tomás