Approaching Ali. DJ Sparr. Washington

51

Approaching-Ali2.DJ.-Sparr.-Washinton

 

Libretto de Mark Campbell y Davis Miller

 

Terrace Theater, Kennedy Center

 

9 de junio de 2013

 

 La vida de Cassius Clay/Mohamed Alí sigue inspirando. La Washington National Opera (WNO) cerró su temporada con el estreno mundial de Approaching Ali, una entrega de pequeño formato basada en una experiencia personal que dio lugar a un libro. En cincuenta minutos, la creación musical de D. J. Sparr logra condensar bien todos los elementos de una historia de superación, muy propia del gusto americano. Davis Miller, autor de la autobiografía The Tao of Muhammad Ali, libro de 1997 que fue best-seller, cuenta en ella cómo cuando era pequeño el ejemplo del éxito de Alí en el cuadrilátero le ayudó a afrontar la depresión en la que había entrado, por muerte temprana de su madre y bullying en clase. Tres décadas después, Miller, ya escritor, visitó en su casa al retirado boxeador, cuyos movimientos se veían entorpecidos por el Párkinson. De aquel encuentro salió un relato para una revista y un libro, ambos con gran aplauso de la crítica: Alí volvía a inspirarle. Ahora, Miller ha colaborado con Mark Campbell en el libretto que adapta su narración.

Approaching-Ali3.DJ.-Sparr.Washinton

 

La ópera, comisionada dentro del programa de la WNO conocido como American Opera Initiative, destinado a promover nuevos talentos creativos en la lírica estadounidense, presenta los dos planos temporales –el del pequeño Miller y el del adulto escritor– entrecruzándose continuamente e incluso en ocasiones actuando en paralelo. El resultado es una ópera compacta, clara, emotiva y positiva, hasta melódica en la música y equilibrada en las voces (el reparto va del soprano-niño al bajo Alí, pasado por el barítono Miller).

Aproaching-Ali.1.DJ.-Sparr.-Washington

 

En el estreno de la obra, la dirección escénica corrió a cargo de Nicole Watson, en su primer trabajo para la WNO. La regie supo desplegar los dos momentos temporales –1964 y 1989– sin confusión, a pesar de su permanente contacto. El barítono David Kravitz, en el papel de Miller, fue la voz conductora, que tuvo una ejecución satisfactoria, sin verse sujeta a especiales demandas de la partitura. Algo más exigente fue esta para el niño Ethan McKelvain y para la soprano Aundi Mari Moore, que hizo de Odessa Clay, la madre de Alí. Por su parte, el bajo Solomon Howard, que hizo del famoso boxeador, tuvo mejor interpretación física que vocal, lo cual no era difícil, no por deficiencia de la última sino por excelencia de la primera: seguro que el Alí real jamás llegó a tener el six-pack abdominal ni el pronunciado pectoral de Howard, más propio de un gimnasio que de un escenario de ópera. Completaron el reparto, como los padres del niño Miller, el tenor Tim Augustin y la soprano Catherine Martin. Steven Jarvi dirigió el reducido conjunto musical, concentrado en acentuar los momentos emocionales que constituyeron la clave de la clara conexión con la audiencia.

 

 

Davis Miller: David Kravitz

 

Muhammad Ali: Solomon Howard

 

Odessa Clay: Aundi Marie Moore

 

Young Davis: Ethan McKelvain

 

Roy Miller: Tim Augustin

 

Sara Miller: Catherine Martin

 

Conductor:  Steven Jarvi

 

Director: Nicole Watson

 

Diseño escenario: Paul Taylor

 

Washington National Opera Orchestra

 

 

Emili J . Blasco