Cánticos desde el infierno. Andrea Chenna. Valencia

103

Valencia estrenará una ópera moderna sobre el alma poética de Ramón Sampedro

El Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia estrenará el 20 de junio a nivel nacional «Cánticos desde el infierno», una ópera moderna sobre el alma poética del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro dirigida por el compositor italiano Andrea Chenna.

Temas
El Palau de Les Arts Reina Sofía de Valencia estrenará el 20 de junio a nivel nacional «Cánticos desde el infierno», una ópera moderna sobre el alma poética del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro dirigida por el compositor italiano Andrea Chenna.
«¿Qué ocurre en el ser humano cuando está en una condición extrema? Que saca poesía de sí mismo», relata en una entrevista con EFE el director de escena de la obra, Davide Livermore, quien además encarnará a Sampedro sobre el escenario.
El libreto de «Cánticos desde el infierno» está basado en la obra lírica del escritor de «Mar Adentro», poesía que dio nombre a la película basada en su vida y dirigida por Alejandro Amenábar, que ganó un premio Oscar en 2004.
La vida de Sampedro ya está contada «de manera única e increíble» en esta película, sostiene Livermore, por lo que el equipo no necesitaba competir con ella y dar a conocer su vida cotidiana, sino hacer el «gran ejercicio de recitar cantando su poesía».
El estreno mundial, que tuvo lugar en Italia, supuso una «ocasión extraordinaria para presentar no su cuerpo o personalidad, sino su personalidad poética», una forma que, a su juicio, tiene la humanidad de continuar conociéndolo.
«Este espectáculo puede ser una gran ayuda para toda la gente que ha imaginado a Ramón Sampedro como símbolo político y no ha comprendido el valor poético de su vida», destaca, para añadir que en lugar de la eutanasia, el recital habla de la búsqueda del «valor de la vida».
Sobre su interpretación de Sampedro, Livermore considera «emocionante hasta llorar» el trabajo poético del tetrapléjico gallego, que «no tenía estudios ni era un hombre de cultura» y a quien la suerte sometió a una condición vital «extrema».
«Es el mejor espectáculo de mi vida en todos los sentidos: artístico, de empeño social…», confiesa al tiempo que señala que lo más difícil de su papel es «tener el coraje de abrir el alma y el corazón, porque la potencia de una poesía tan fuerte no hace un espectáculo normal».
La puesta en escena combina el arte escénico de la antigua ópera italiana del siglo XVII con una vertiente tecnológica, a la que han contribuido tanto la prestigiosa universidad musical Berklee como el director, Andrea Chenna, a través de un software propio.
«Tenemos la posibilidad de crear armonía al servicio de la poesía», explica Livermore.
En este sentido, apunta que el equipo quiere seguir el mismo procedimiento que hizo nacer a la ópera antigua y barroca pero con instrumentos electrónicos «inesperados», como sensores que entran en interacción con los actores y la actriz o los doce ordenadores al servicio de la «potencialidad de Berklee».
En la ópera trabajará la mezzosoprano Manuela Custer, quien ya participó en el estreno mundial en Turín, junto a la actriz Anna Moret y dos «cantantes extraordinarios» del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo, del cual Livermore es director artístico.
«Estoy orgulloso porque es un teatro de nivel absoluto», comenta, y elogia que en menos de diez años desde su apertura, «todo el mundo», ya sea en Nueva York, Milán o París, conoce el Palau de les Arts «como teatro de ópera».
Las funciones de «Cánticos desde el infierno» tendrán lugar en la sala Martin i Soler el 20 y 26 de junio a las 20 horas y el 22 de junio a las siete de la tarde.