Cantos isleños: Cantan las islas

324
Cantos isleños
Cantos isleños

La música folclórica canaria está de enhorabuena. El sello Ibs Classical lanza este disco con arreglos para orquesta de canciones y melodías populares del archipiélago canario bajo el título Cantos isleños. La iniciativa parte de Rafael Sánchez-Araña, director titular de la Orquesta Sinfónica y Coro de Las Palmas, que en julio de 2019 realizaron todos ellos este registro en el Teatro Auditorio de Güimes (Gran Canaria), con la participación de múltiples colaboradores, y que sirve como celebración del vigésimo aniversario de la formación sinfónica canaria.

Néstor Álamo es considerado el creador de la canción canaria, y de él se incluyen varias con las que inmortalizó a las Islas Afortunadas. Así, escuchamos dos de sus mejores melodías en las voces de dos tenores de la tierra, Tamadaba por Pancho Corujo y Sombra del Nublo por Celso Albelo. Ambos sirven interpretaciones con raza, poderío y gran sensibilidad por medio de sus timbres cálidos y firme emisión. Por su parte, Alba Pérez e Iván Quintana prestan sus voces en un popular tema de Malagueña, la pieza a nuestro juicio más profundamente emotiva y más abiertamente folclórica del disco en cuanto a su expresión canora.

El coro de Las Palmas, preparado por Maite Robaina, luce un buen empaste y dicción haciendo justicia con emocionante expresión a páginas vistosas como Algo de lo nuestro, la espléndida jota Gran Canaria o la inmortal Alma llanera de Pedro Elías Gutiérrez, tan versionada por cantantes foráneos, como Alfredo Kraus, sin olvidar el recuerdo a la Navidad canaria. Se echa en falta no obstante el popular pasodoble Islas Canarias de Josep Maria Tarridas que bordaba el ya legendario tenor de Las Palmas, y no hubiera sobrado una obra sinfónica académicamente seria como es Cantos canarios de Teobaldo Power, figura fundamental de la música clásica canaria, uno de cuyos temas encontramos en Algo de lo nuestro. La magnífica sonoridad de la Orquesta de Las Palmas evidencia el buen trabajo que desarrolla el maestro Sánchez-Araña a su frente en unos arreglos que dotan de gran magnitud sinfónica a estas pequeñas piezas populares, ya desde El Sorondongo inicial.

Pero tenemos la oportunidad de escuchar el infrecuente timbre del instrumento canario por antonomasia, el timple, tocado por virtuosos como Benito Cabrera –firmante junto a Francisco Chirino de la deliciosa pieza navideña- en El baile del vivo y Germán López en Chipude, que nos consiguen mostrar la sutil sonoridad de sus cuerdas. El trabajo también cuenta con la breve participación de Juan Carlos Sierra al cuatro venezolano y las maracas de Mario Ferrer, instrumentos que revelan las conexiones con el folclore latino de Alma llanera. Prepárese el oyente para todo un arrebatado y emocionante recorrido por la esencia canaria, un torbellino de color instrumental y vocal que contribuye a reivindicar dignamente la vertiente insular del folclore musical español.

Germán García Tomás