Carreras the 50 Greatest Tracks: un tenor español al estilo italiano

100
Carreras
Carreras the 50 Greatest Tracks: un tenor español al estilo italiano

La casa Decca presenta un álbum con dos CD donde el tenor José Carreras hace un interesante recorrido por toda su carrera, recorrido que tiene mucho de nostálgico pues recoge momentos de grabaciones en los mejores escenarios y en los estudios de grabación más prestigiosos del mundo, con orquestas y directores de considerable solvencia. Todo ello contribuye a ofrecernos una amplia biografía musical del que fuera un gran tenor, poseedor de una de las voces de más bello y puro timbre, con un buen gusto innato para cantar, con una sensibilidad que nadie puede negarle y con unas condiciones que le llevaron a alcanzar un auténtico estrellato lírico cruelmente interrumpido por una enfermedad de la que, afortunadamente, logró recuperarse.

Su estilo, su forma de cantar, su personalidad puede incluirse en el grupo de los míticos tenores italianos que brillaron en los años sesenta del pasado siglo. Carreras pareció recibir la herencia de aquellos maestros del buen cantar, del decir con sentimiento, del mejor y más puro apasionamiento. Si hubiera que situarlo en una línea lo colocaría en el estilo de buen cantar y de bellísima voz del mejor Giuseppe Di Stéfano.

En el primero de los CD, el tenor catalán recrea momentos muy significativos de los principales autores del repertorio italiano y francés, como Verdi, Puccini, Cilea, Giordano, Massenet, Leoncavallo, Mascagni, Ponchielli, Bellini, Donzetti, Haendel y Mercadante. Se ha tenido el buen gusto de elegir títulos poco habituales junto a otros muy clásicos en estas recopilaciones-recital. Por ejemplo, un bellísimo fragmento de La Bohème, de Leoncavallo, otro de la ópera de Mercadante  Il Giuramento o de Zingari, de Leoncavallo, o de  L´ amico Fritz, de Mascagni. Junto a éstos los ya tradicionales en cualquier recital de un buen tenor lírico. Destacamos por su excelente interpretación el conocidísimo Lamento de Federico, de L´Arlesiana, de Cilea, donde la referencia al ya citado Di Stéfano es bien clara. O la buena versión que hace de Che gelida manina de La Bohème, de Puccini o el Pourquoi me réveiller, del Werther, de Massenet. Como escribíamos más arriba un buen paseo por el amplio mundo de la gran ópera, sobre todo del XIX.

Y en el segundo CD ofrece momentos bellísimos de la tradición de la canción napolitana, con otros que tienen su origen en Iberoamérica, y otras canciones de tipo popular en las que Carreras se sentía especialmente cómodo y en donde nos trasmitía el encanto de una música más cercana a lo popular, la belleza de una buena música más sencilla y que aún se hacía más próxima con la magia de su hermosísima voz y su buen gusto interpretativo. Tosti, Roig, Ramírez, Agustín Lara, Steiner, Bernstein, Martini, en una mezcla especialmente cautivadora que nos hace añorar a aquel tenor que ponía el alma, el máximo entusiasmo, en cada una de sus interpretaciones.

José Antonio Lacárcel