CD. Anna Netrebko. Verdi

66

CD.Ana-Netrebko.Verdi

Verdi. A. Netrebko (soprano), Coro y Orquesta del Teatro Regio de Turín, Gianandrea Noseda (director). Deutsche Grammophon, 2013.

Con la ocasión del bicentenario del nacimiento del genio de Busetto han aparecido diversos recitales dedicados a su obra. No podía faltar la aportación a este aniversario de la soprano Anna Netrebko, quien progresivamente ha ido incorporando páginas verdianas a su repertorio de concierto. Hasta ahora, La Traviata y Rigoletto habían sido los únicos títulos afrontados íntegramente en escena por la diva. Sin embargo, Netrebko considera que su evolución vocal la conduce a otros roles más dramáticos de la producción de Verdi. No en vano, participará en las producciones de Il trovatore y Macbeth durante la temporada que comienza.

Precisamente con el rol de Lady Macbeth comienza esta grabación, donde el parlato “Nel dì della vittoria” precede al aria del acto primero. Es cierto que la oscuridad y redondez del timbre de Netrebko son manifiestos y que se puede percibir una evolución hacia colores más dramáticos, pero no es el timbre que se espera en un rol de similares características. O al menos según las tendencias que se han impuesto en los últimos 15 años. Los extremos de la voz piden un desarrollo mayor del que se puede apreciar en esta grabación. Por el contrario en “Una macchia è qui tuttora”, del cuarto acto de la misma ópera, se pone de manifiesto el buen hacer de la soprano, cerrando una interpretación muy completa, valiéndose de sus grandes capacidades interpretativas y de su dominio del belcanto, estilo que impregna esta preciosa escena. Será necesario esperar a la presentación que haga la soprano sobre las tablas del teatro de este rol para sacar conclusiones sobre la adecuación o no de sus indudables medios vocales al mismo.

Giovanna d’Arco es una piedra de toque inmejorable para la voz de la soprano. Es una interpretación franca, sin mácula, con una pureza fuera de toda duda, muy ajustada a sus cualidades. La tesitura es más que adecuada para la vocalidad de la rusa y es una auténtica delicia escucharla en este aria. Algo similar ocurre con la Elena de I Vespri Siciliani. En ambos números, “Arrigo! Ah, parli a un core” y “Mercé, dilette amiche”, se encuentra como pez en el agua. Tal vez sean las mejores piezas de todo el álbum. En ellas, la densidad vocal es constante y adecuada en su justa medida a cada pasaje. La capacidad para las filaturas, la agilidad y los constantes cambios de registro, lejos de mermar la calidad de la grabación, no hacen más que enriquecer el canto, que se convierte en enérgico, preciosista y elegante. Sin duda, las piezas de estas dos últimas óperas justifican con creces el lanzamiento de este álbum.

La Elisabetta de Valois que se puede escuchar en este recital verdiano es muy completa. La línea de canto y la profundidad del personaje están muy logrados. Sin embargo, el registro grave se muestra un tanto artificial y es la pega principal para considerar que la maduración vocal del rol ha llegado a sus niveles óptimos. Aún así, la interpretación es digna de atención, como también lo es la Leonora con la que concluye el compacto. “D’amor sull’ali rosee” se convierte en una auténtica lección de buen gusto, de canto sul fiatto y de manejo del color vocal. La inevitable presencia de Villazón en la  penúltima pista del cd, así como las correctas intervenciones del coro, tanto en esta partitura como en la correspondiente a I Vespri Siciliani completan un buen trabajo discográfico. La Orchestra Teatro Regio Torino, bajo la dirección de Gianandrea Noseda, alcanza momentos brillantes en la presentación del aria de Giovanna d’Arco y, muy especialmente, en el “Tu che le vanità”, consiguiendo un clima adecuado con la sección de cuerda para la entrada de la cantante.

En definitva, una declaración de intenciones que debe ser tenida en cuenta pues Netrebko es alguien que siempre tiene algo que decir y se postula como una verdiana en ciernes, si bien sus intervenciones son más afortunadas en aquellas arias donde la línea de canto, el legato y el belcanto en definitiva predominan ante el componente heróico.

Mº del Coral Morales Villar