CD. J. Calleja.Amore.

52

CD.J.Calleja.Verdi

Amore. J. Calleja (tenor), BBC Concert Orchestra, S. Mercurio (director). Decca, 2013.

Bajo el título Amore, el tenor maltés Joseph Calleja presenta su último trabajo que engloba un repertorio variado tanto en estilos como en idiomas (el cantante interpreta piezas en italiano, castellano, inglés, francés y alemán). Así, encontramos desde composiciones de Tosti hasta napolitanas clásicas, pasando por otras canciones menos frecuentes en el repertorio de un cantante lírico como pueden ser “Bésame mucho”, “La vie en rose” o piezas instrumentales a las que se les inserta un texto con la finalidad de ser cantadas, dada su celebridad. Es el caso, entre otras, de “En Aranjuez con tu amor” o “In mir klingt ein Lied” que están basadas en el segundo movimiento del Concierto de Aranjuez de Joauquín Rodrigo y en el Estudio en Mi mayor op. 10 nº 3 de Chopin respectivamente.

La producción del disco corre a cargo de Chris Hazell y el resultado de su trabajo es excelente. La orquesta, bajo la dirección de Steve Mercurio, suena equilibrada con graves vivos y cuerdas vibrantes, con los metales bien ecualizados cuando aparecen y sin enturbiar en ningún momento el sonido en primer plano de la voz, que aún así se mezcla con la armonía de los instrumentos dejando los dos planos claramente diferenciados. Es algo de agradecer dado el poco cuidado que a veces se tiene ante este aspecto de la producción, a juzgar por lo escuchado en otras grabaciones. Los arreglos de la orquesta son quizá el punto fuerte del disco. Su sencillez no debe hacernos obviar la solvencia con que la BBC Concert Orchestra los afronta. La excepción se encuentra en “O sole mio” que suena algo enrevesado, en una versión originalmente escrita para Mario Lanza y en la romanza de La tabernera del puerto donde la orquesta se muestra menos ajustada al carácter de la pieza. También en esta pista sorprende que, tratándose de un trabajo de grabación en estudio y de una romanza tan conocida, se permita el tenor una articulación poco pulida del idioma como se aprecia en expresiones como “con una luz cingular” o “porque la vi resar”.

El disco alcanza las cotas más altas de calidad cuando el cantante se ciñe al repertorio más propio de la tradición lírica. Estos trabajos de grabación que contienen un repertorio tan dispar hacen inevitable la comparación entre la propuesta “operística” del divo en cuestión y las interpretaciones originales, o tal vez más conocidas, de esas canciones ajenas al repertorio clásico frecuente. Las voces líricas, cuyas condiciones están adaptadas para la ejecución acústica en directo, sin ayuda de medio de amplificación alguno, se miden en estos casos con las voces que hicieron célebres tales canciones “populares” que, habitualmente, están acostumbradas al uso del micrófono. Esto implica una diferencia de enfoque y estilo que no siempre justifica relecturas como ésta. Cuando el tenor maltés canta Musica proibita o Ideale, su lenguaje artístico y el proceso técnico para la interpretación convergen y la unión resultante es espléndida, pero cuando entona La vie en rose, Bésame mucho o You raise me up no consigue transmitir la emoción que nos hacen sentir las versiones conocidas, pese a ser una voz de más calidad la que las interpreta en este caso. Calleja hace alarde de su bello y cálido timbre y su agudo seguro y vibrante. Los agudos en el disco suenan casi siempre altos de afinación, llegando hasta casi medio tono en algunos casos, probablemente a causa de la producción y no debido a una incorrecta emisión del cantante. Su línea de canto es siempre constante y densa con un pasaje bien resuelto, mostrando alguna tendencia a un peculiar vibrato, aspecto este último que no deja de ser anecdótico en este disco ya que se trata de una voz bien hecha y un artista con gusto aunque algo frío en la interpretación.

El libreto incluye una introducción del ex-ministro británico de cultura David Mellor, actualmente crítico musical, y las letras originales y traducción al inglés, alemán y francés de todo el repertorio.

Un disco innecesario para Joseph Calleja pero que se deja escuchar fácilmente aunque sólo sea por lo ecléctico de la elección del repertorio y la bella voz del protagonista.

 

Román Barceló.