CD. Sarasate. Julia Fischer

52

MI0003685880

No es fácil dar con un álbum en el que aquellos compositores que han sido interpretados una y mil veces resulte sorprendente. Y sin embargo, el álbum de la casa DECCA en el que Julia Fischer interpreta algunas de las piezas más folklóricas y características de Sarasate acompañada de la pianista ucraniana Milana Chernyavska, sitúa un nuevo punto de mira en la interpretación de este virtuoso del violín, especialmente en lo que concierne a Julia Fischer: se trata de un álbum que es principalmente un dispendio de lucimiento virtuoso de la violinista. Pero ambas intérpretes son conscientes de ello y ensamblan sus interpretaciones de manera homogénea: la ucraniana realiza un excelente trabajo de apoyo pianístico para el lucimiento del instrumento principal al que están destinadas las distintas composiciones. Y la joven violinista alemana de carrera fulgurante (sólo tiene 31 años), Julia Fischer, sabe aprovecharlo.

Desde los primeros compases del Spanische Tänze (Op. 26) el oyente se encuentra con una interpretación de la alemana verdaderamente rica. El estilo de Fischer al violín es tremendamente flexible, potente y sutil al mismo tiempo, como demuestra en la Jota Navarra (Op.22). Bien se conoce el virtuosismo y el dominio del instrumento que exigen las composiciones de Sarasate. Fischer lo abarca con potencia y una técnica intachable. Con tremenda delicadeza sabe modular su interpretación de los ataques fortísimos a los pianísimos, de los tonos más graves a unos armónicos dificilísimos con una precisión deliciosa. Fischer hace literalmente “hablar” a su violín en este álbum. Especialmente reseñable es su pizzicato, rápido, del que sabe arrancar un sonido hermoso, rico.

En cuanto a la grabación, resulta un CD de una acústica brillante y clara. Todo lo demás que podamos decir de este álbum será accesorio: el propio oyente podrá percatarse de ello nada más meterlo en su equipo de música. Se trata realmente de un álbum para tener en nuestra librería musical, y desde luego, si Sarasate todavía no ha llegado a las estanterías de nuestra casa, es una ocasión perfecta para tener un trabajo de referencia y de excelente calidad en ellas. Un imprescindible.

 

Eva Represa