CD. Stravinski. Stokowski

45

Stravinsky: La consagración de la primavera, Pastorale; Bach: Tocata y Fuga en Re menor BWV 565, Fuga en Sol Menor BWV 578, Pasacaglia y Fuga en Do Menor BWV 582 (transcripciones para orquesta de Leopold Stokowski). Philadelphia Orchestra, Yannick Nézet-Séguin. Deutsche Grammophon, 2013.

CD-Stravinsky

Tributo a Stokowski con permiso de Stravinsky

Yannick Nézet-Séguin al frente de la Orquesta de Filadelfia, de la que es su director musical desde 2012, realiza su primer acercamiento para el disco al ya centenario ballet de Stravinsky. El canadiense ha declarado que, a diferencia de los directores de su generación, en su adolescencia no fue atraído por Le Sacre (le interesaba mucho más el repertorio romántico alemán), reconoce que le agradaban el poder y la crudeza de la obra, pero que no le decía mucho especialmente. Asegura que su primera experiencia interpretando la obra, en 2009, le pareció fascinante, y no exagera cuando manifiesta que la obra pone en peligro a orquesta y director. Para Nézet-Séguin es la obra que le aporta más adrenalina que cualquier otra obra que conoce.

A pesar de ello, su visión de estas “escenas de la Rusia pagana” (aquí en su versión revisada de 1947) no es tan epatante como la de otros afamados y veteranos directores que han conseguido extraer de ella las esencias más primitivas y brutales que el compositor ruso destinó para aquellos Ballets Rusos de Sergéi Diaghilev, en una desconcertante a la vez que fascinante partitura plagada de polirritmia, brutales acordes mediante síncopas, ostinatos o disonancias y un apabullante despliegue orquestal, llegando a provocar en su estreno un escándalo sin precedentes. En su lectura de la obra, Nézet-Séguin tiende a subrayar más el componente exótico en lo instrumental que el meramente rítmico, deteniéndose casi contemplativamente en los instantes más relajados de la pieza, como las introducciones de ambas partes, las cuales están soberbiamente perfiladas desde el punto de vista tímbrico y de la textura orquestal. “Las danzas de las adolescentes” están expresivamente muy conseguidas pero lo cierto es que otros decisivos momentos exigían mucha más efectividad, contundencia y energía, cuando no rapidez, no abusar de tanta contención y recreación romántica (parece que hay ciertas reservas a caer en excesos), pero en general se trata de una muy digna versión que hace justicia a la obra.

El álbum se completa con un homenaje a la figura del director polaco nacionalizado estadounidense Leopold Stokowski, especialmente conocido por tratarse del encargado de dirigir las obras de música clásica que acompañaban a Mickey Mouse en la entrañable película de animación Fantasía de Walt Disney, pero que llegó a convertirse en el conductor que llevó a las más altas cotas de calidad artística a la orquesta protagonista de este disco. La excusa de la primera obra incluida en este álbum (alternativa al hecho de la efeméride centenaria de la misma) es que el mítico director presentó por primera vez La consagración en los EEUU en el año 1922, y en 1929 realizó con su orquesta el primer registro americano de la pieza. Por ello, Nézet-Séguin y la Orquesta de Filadelfia le honran en 2013 (y mucho) a través de sus más famosas y admirables transcripciones para gran orquesta de obras para órgano de Bach y la Pastorale del propio Stravinsky (que a juicio del que escribe es lo más atractivo del disco). Con la celebérrima Tocata y Fuga en Re menor BWV 565 (que junto a Le sacre también aparece en Fantasía), la colosal Pasacaglia y Fuga en Do menor BWV 582 y la Pequeña fuga en Sol menor BWV 578 se pone de manifiesto la gran versatilidad de la formación americana mediante el continuado ejercicio de contrapunto que pone en juego a la orquesta, sobre todo a la sección de cuerda y a los instrumentistas de viento madera. De esta forma la Orquesta de Filadelfia rinde tributo a su otrora venerable maestro legando a los anales de la discografía una interpretación en tiempos modernos de sus ejemplares transcripciones. Una grabación que, además de tributo, representa la continuación de un legado.

Germán García