CD(2). The silver Album.Mutter-Orkis

48

The-silver-album.-Mutter

The Silver Album. Anne-Sophie Mutter (violin), Lambert Orkis (piano). Obras de Beethoven, Brahms, Penderecki, Kreisler, Mozart, Fauré, Previn, Massenet, Ravel y Debussy. Deutsche Grammophon, 2014. 2 CD.

Mutter y Orkis: 25 años de entente perfecta

Existen casos en la historia de la discografía dedicada a la música clásica en los que se han establecido vínculos tan estrechos entre dos instrumentistas que en todo momento se han llegado a conseguir resultados plenamente satisfactorios. El caso de la presente pareja artística formada por la violinista Anne-Sophie Mutter y el pianista Lambert Orkis quizá sea el ejemplo actual más preclaro de un perfecto entendimiento que lleva a considerar a cada uno de los dos intérpretes una parte esencial y necesaria en el acto de la producción creativa. Si a ello se une un mantenimiento de las relaciones mutuas sin ningún altibajo reseñable durante un cuarto de siglo, el milagro musical está servido.

Para celebrar estos 25 años de entente más que cordial, sino simple y llanamente perfecta, ambos intérpretes han presentado ahora para Deutsche Grammophon un “álbum de plata”, como no podía ser de otro modo para la efeméride que conmemoran, en el que comprimidos en dos discos compactos, seleccionan algunos de los registros más memorables que han realizado durante estas últimas dos décadas. Una notable muestra de esas grabaciones pertenecen a integrales camerísticas, como las de las sonatas para violín y piano de Mozart (grabadas en Munich en 2006), las de Beethoven (Wiesbaden, 1998) o las de Brahms (Polling, 2009), y de las cuales nos brindan la bella sonata en Mi bemol mayor K 481 del salzburgués (con su particular tema y variaciones en el tercer y último tiempo), la plenamente romántica y un tanto patética nº 7 en Do menor op. 30 nº 2 del compositor de Bonn escrita a la manera sinfónica en cuatro movimientos, y la segunda en la mayor op. 100 del hamburgués, quizá la más equilibrada y desarrollada en cuanto al tratamiento concertante de ambos instrumentos. Completan el catálogo de sonatas clásicas y románticas la grabación que Mutter y Orkis efectuaron de ese paradigma de expresión y apasionamiento romántico francés como es la primera composición en La mayor op. 13 que Gabriel Fauré escribió para este género. En estas cuatro sonatas de diferentes épocas ambos intérpretes consiguen adentrarse en cada matiz y rincón expresivo y mostrar magistralmente la individualidad estética y estilística de cada autor.

La música un tanto más ligera y alejada de los formalismos de un género tan aparentemente encorsetado como es la sonata para violín se encuentra en los vibrantes y personales registros de tres célebres danzas húngaras de Brahms en una de las combinaciones instrumentales más afortunadas que de estas danzas se han realizado a lo largo de la historia de las mismas, unos arreglos aquí debidos al violinista Joseph Joachim en las números 1 y 5 y a Paul Klengel en la nº 2. También la música salonística del violinista y compositor austríaco Fritz Kreisler, extraída al igual que la sonata de Fauré, de uno de los anteriores álbums de la pareja de intérpretes, “Tango Song and Dance”, está representada por medio de sus tres conocidas y agradables piezas Schön Rosmarin, Capricho vienés nº 2 y Liebesleid, en las que Mutter hace suyo un elegante estilo bailable vienés en la manera de ejecutarlas.

Quizá para algunos la novedad y el mayor atractivo del doble disco compacto se encuentre en los nuevos registros realizados en Munich en enero de 2014 que esta milagrosa pareja de intérpretes incluyen en su álbum de plata, principalmente en dos composiciones contemporáneas dedicadas a la violinista alemana, que vieron la luz en el concierto del 14 de diciembre de 2013 en el Carnegie Hall de Nueva York, y ahora ofrecidas en primeras grabaciones mundiales.

Si en la primera obra, La Follia, del compositor polaco Krzisztof Penderecki es únicamente Mutter la que afronta el osado reto de ejecutar un andante y 9 endiabladas y aforísticas variaciones para violín solo inspiradas lejanamente en el género de las folías renacentistas, en la segunda pieza, Mutter y Orkis ofrecen el delicioso descubrimiento de otra sonata para violín y piano, en este caso actual, la nº 2 del músico y director de orquesta estadounidense André Previn (escrita en 2011 por encargo de su expareja, la propia Mutter, y del festival de piano del Ruhr), una obra ciertamente ecléctica pero revestida de ciertos guiños de música popular y de baile americana (identificables en el primer movimiento), y con un alocado y virtuosístico juego de idas y venidas en el último movimiento que le tildan de humorístico, tras el lúgubre, desolado y fantasmagórico tiempo central en el que la armonía se oscurece.

El catálogo de nuevos registros realizados ex profeso para este doble disco se completa con música francesa: la nostálgica y siempre mil veces versionada “Meditación” de la ópera Thaïs de Jules Massenet, donde Mutter, en este arreglo de Martin Pierre Marsick, tiene que hacer frente a las partes no solamente violinísticas sino también orquestales del original; así como la evocadora “Pieza en forma de Habanera” de Maurice Ravel (arreglada por Georges Catherine) y la “Beau Soir” (bella noche) de Claude Debussy (en arreglo del legendario violinista Jascha Heifetz), dos piezas que dan el colofón impresionista a un álbum que más que de plata es de auténtico oro.

Germán García Tomás
@GermanGTomas