Cenobio Paniagua rescatado 160 años después. “Catalina de Guisa” Ópera de bellísima factura ha revivido.

120
Catalina de Guisa
Catalina de Guisa

Verdadera hazaña cultural ha logrado llevar a cabo la Universidad Autónoma de México (UNAM) con el rescate de la Ópera “CATALINA DE GUISA”, del compositor mexicano Cenobio Paniagua (1821-1882), autor de la música, con un libreto de Felice Romani (1788-1865). En este proyecto tomaron parte la Facultad de Música y la colaboración del CENIDIM,INBAL, la Facultad de Filosofía y Letras, la Facultad de Arquitectura, con el Taller de Ópera de la Facultad de Música, siendo la responsable del mismo la soprano y maestra Veronica Murua Martinez Saldaña. El re-estreno de la ópera, fue llevado a cabo este sábado 27 de abril de 2019 en el Foro José Luis Ibáñez, de Filosofía. Desde que se presentó como un hito en la historia de la música mexicana del siglo XIX, esta obra, considerada como la primera ópera de un compositor nacional que fue presentada en los escenarios del México independiente, vio la luz hace 160 años, el 29 de septiembre de 1869. Posteriormente fue llevada a varias ciudades, con un éxito sin precedente, hasta la muerte del compositor en 1882 y desde entonces nunca más volvió a ser representada.

Gracias al Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) de la UNAM, con la colaboración del CENIDIM-INBAL, en el marco del Taller de Ópera es que el proyecto de rescate y puesta en escena cobra vida a través de estudiantes de las distintas facultades. Los manuscritos musicales, pertenecientes a la familia del compositor, forman parte del Archivo Zevallos Paniagua, resguardado. Participaron también con Verónica Murúa, Áurea Maya, investigadora del Centro, como de Abelardo Olivera, quienes realizaron la edición musical de la obra, tanto en su versión para canto y piano como el tercer acto orquestal ( el único que se conserva de la pluma de Paniagua), con participación de la propia Facultad de Música, el Conservatorio Nacional y la Escuela Superior de Música. Se integro igualmente la Orquesta Sinfónica “Estanislao Mejia” de la FAM, a cargo de Samuel Pascoe, y el Claustro de Composición en la asignatura de Orquestación impartida por las compositoras María Granillo y Gabriela Ortiz para completar la versión de los dos primeros actos. El proyecto de la puesta en escena corrió a cargo de Horacio Almada con la colaboración de Diana Viguri.

Catalina de Guisa
Catalina de Guisa

Nosotros asistimos a la primera representación de estreno y nos tocó escuchar al primer elenco de cantantes: los solistas fueron Catalina de Guisa la soprano Rosalía Ramos Santa Cruz, licenciada en canto, quien lleva el papel protagónico, Enrique, Duque de Guisa, su esposo, líder de la Liga Católica, el bajo Charles Henri Oppenheim, Arturo de Cléves, paje y enamorado de la duquesa Catalina, el joven barítono Carlos Fernando Reynoso Jurado, Guido, Conde de San Megrino, el tenor Pablo Pérez De la Luz, con la participación del coro de sopranos y tenores de la FAM. La coordinación del Taller estuvo a cargo de Elías Morales Cariño. 

La ópera de Paniagua es un verdadero descubrimiento: dueño de una gran inspiración melódica, conocedor de los secretos del Belcanto, dominio de la técnica vocal en su escritura operática, facilidad de escenificar las acciones del drama, orquestador hábil y elocuente, conocedor de los timbres instrumentales, dramático y lírico, lleno de arias para todas las cuerdas, duetos, tríos, concertantes, coros, la obra es una de las partituras más importantes de la literatura musical mexicana. La historia de amores y desamores, de intrigas, odio, traiciones, celos, enamoramientos apasionados, venganza y crimen, puritanismo e hipocresía, lealtad y sacrificio, cartas y pañuelos, hacen de esta ópera una verdadera obra maestra digna de ser escuchada, gozada y disfrutada. Esta obra, la primera del repertorio de un mexicano de grande valía musical y operática, debe de ser conocida por las nuevas generaciones de aficionados de esta arte lírica.

Manuel Yrízar