El Charité-Institute de Berlín publica un informe esperanzador para los teatros

485

El informe del Charité-Institute de Berlín, dado a conocer ayer, avala el funcionamiento seguro de teatros y auditorios con su aforo completo. La condición indispensable es el uso de la mascarilla y minimizar las situaciones de riesgo en espacios de convivencia y tránsito del público asistente durante el acceso y pausas. Descartados las conferencias, los servicios de cáterin y la venta de merchandising.

Un estudio del berlinés Charité-Institute afirma que es posible volver a los aforos completos en teatros.
Un estudio del berlinés Charité-Institute afirma que es posible volver con seguridad a los aforos completos en teatros.

El Profesor Stefan Willich, director del Instituto de Medicina Social y Epidemiología del Hospital Charité de Berlín, afirma que “la base es la evaluación científica de la eficacia de un protector bucal y nasal. Si usas esa protección, se absorbe alrededor del 95% de la carga viral. Esto significa que uno se protege a sí mismo y también a quién está frente a ti”.

También sería determinante para hacer posible una vuelta a la normalidad como la conocíamos en febrero, al menos en la vida teatral, la ventilación de las salas de conciertos, auditorios y teatros. Con estas condiciones, señala el informe, asistir a una representación de ópera o concierto sería tan seguro como utilizar el transporte público o ir de compras a un supermercado.

El estudio científico que nos ocupa en esta líneas también apunta que bastaría un metro de distancia entre los miembros de instrumentos de cuerdas y metro y medio para los vientos en las formaciones orquestales, que es la mitad de lo que se viene practicando hasta hoy. Este cambio haría viable la vuelta a las plantillas sinfónicas habituales como en la vida prepandémica.

El Profesor Willich también es director musical y melómano. Conoce bien el mundo de la música clásica, y recalca que “el público suele ser muy disciplinado, no habla durante el evento, se sienta tranquilamente allí, en fila, no uno frente al otro». Y también señala que este tipo de público pertenece en gran parte a la población que por edad podría tener mayores riesgos. En este sentido, añade: “creo que si perteneces a un grupo de riesgo, debes decidir por ti mismo si te expones o tomas ciertos riesgos, aunque sean muy pequeños”.

El estudio del Charité-Institute fue actualizado y puedes verlo aquí.

Redacción OW