Comienzan las II Jornadas de Zarzuela de Cuenca

42

 

jornadas

La Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero organiza por segundo año consecutivo las Jornadas de Zarzuela, que dieron comienzo ayer y finalizan mañana, domingo 28 de septiembre. La Fundación persigue desde sus inicios, en 1982, la difusión de la zarzuela, en busca de su renovación y su internacionalización. Con este fin, eventos tan polifacéticos como las Jornadas de Cuenca atraen a multitud de profesionales y no profesionales, abriendo diferentes frentes en el objetivo de promover el género musical español por antonomasia. Una gran campaña en la búsqueda de patrocinadores y la cada vez más habitual práctica del micro-mecenazgo han hecho finalmente posible este encuentro en el Teatro Auditorio de Cuenca.

Este año, la temática troncal del evento es la de los oficios de la zarzuela, un homenaje a las manos que se encuentra detrás de la escenificación de este espectáculo: figuristas, directores de escena, iluminadores, así como fabricantes de escenografía, zapatería, vestuario o peluquería, entre otros. Se plantea pues una discusión sobre el declive de estos oficios, y las posibilidades de revisión de la zarzuela, muy pertinente en pleno apogeo de la era tecnológica.

Alberto González Lapuente, principal responsable de la Fundación, considera el esfuerzo de llevar a cabo estas Jornadas como «una inversión en el género». Buena muestra del carácter proactivo del capital humano alrededor de este evento fue la creación de un grupo de investigación sobre la recuperación de la zarzuela tras el cierre de las primeras Jornadas.

Este año, entre la programación de actividades, se incluyen diferentes exposiciones, un curso para docentes, así como espectáculos callejeros de corta duración, algunos de naturaleza didáctica, todas ellas abiertas a un público amateur; en paralelo, diferentes mesas redondas, encuentros y conferencias desarrollan el plano más formal de las Jornadas. Y, por supuesto, dos representaciones musicales: una zarzuela barroca, con un concierto ofrecido por el Orfeón Ciudad de Cuenca, y, la que supone la actividad central del fin de semana, la recuperación y adaptación de la zarzuela El Terrible Pérez (1903), junta a la cual se ofrecerán asimismo diferentes iniciativas relacionadas (exposiciones, promoción audiovisual, etc.).