Confidencias: ciclos de canciones de Jesús Legido

30
Confidencias: ciclos de canciones de Jesús Legido
Confidencias: ciclos de canciones de Jesús Legido

La discográfica Nibius  nos presenta un C.D. en el que el compositor  Jesús Legido nos ofrece un conjunto de distintos ciclos de canciones, a las que pone voz la mezzo-soprano Magdalena Llamas, corriendo el acompañamiento a cargo del pianista Juan Carlos Garbayo.

El C.D. se estructura en seis ciclos de canciones, así como una canción suelta, correspondientes  a poemas de diferentes escritores, siendo este el criterio para agrupar dichas canciones.  Umbrales (sobre poemas de José María Fernández Nieto), Evocaciones Moguereñas (sobre poemas de Juan Ramón Jiménez), Nanas (sobre poemas de José Luis Hidalgo), la canción Era un niño que soñaba (sobre un poema de Antonio Machado,) Estelas Becquerianas (sobre poemas de  Gustavo Adolfo Bécquer), Penas y cardos (sobre poemas de Miguel Hernández) y Anhelos (sobre poemas de León Felipe) son los conjuntos en los que se agrupan las veintiséis canciones que constituyen Confidencias, cada una con una sonoridad distinta, en función de lo que expresan los textos.

Estos ciclos de canciones evocan sensaciones muy distintas, reflejando con acierto el contenido de los magníficos textos musicalizados; para ello, Legido utiliza un lenguaje variado, en el que el acompañamiento del piano juega un papel fundamental, creando las atmósferas apropiadas que encajan con los poemas.  Algunas veces con reminiscencias casi románticas, otras con una sencillez considerable pero eficaz que, personalmente, me recuerdan a algunas obras del genial Erik Satie, otras veces con una destreza técnica importante y con animadas sucesiones de acordes, estos ciclos de canciones poseen un estilo contemporáneo a pesar de los estilos diversos que nos pueden recordar.  Algunas de las piezas realizan giros interválicos  chocantes o acordes algo disonantes en un contexto general  mucho más consonante o, incluso, relajado. Otras veces las canciones contienen notas agudas en la melodía vocal que, en mi humilde opinión, rompen el lirismo predominante en las mismas. Sin embargo, estas apreciaciones totalmente subjetivas no deben quitar valor a estos ciclos de canciones que, sin ninguna duda, constituyen un trabajo serio tanto a nivel compositivo como interpretativo. El recurso del melodrama en un buen número de canciones, por otra parte, tiene un efecto estético eficaz, muy musical.

En definitiva, Confidencias, estos ciclos de canciones de Jesús Legido, constituyen una visión muy personal, casi me atrevería a decir muy íntima, de cómo el compositor entiende los textos de estos grandes escritores y las distintas reflexiones musicales que le suponen.  La voz de Magdalena Llamas encaja muy bien en esta visión musical de los textos, expresando el misterio, la melancolía, la añoranza y la ilusión que estos textos sugieren.  Por su parte, Juan Carlos Garbayo acompaña con mucho acierto y eficacia durante todas las piezas, en un muy buen trabajo en la difícil tarea de acompañar.

Confidencias, estos ciclos de canciones de Jesús Legido, continúan con una tradición rica en España como es la canción con acompañamiento de piano que tiene en Granados, Falla, Montsalvatge (autores que también hemos recordado en algunos detalles en estas audiciones) y otros grandes compositores sus ejemplos más conocidos, eso sí, con la personalidad propia de Legido.  Quizás algo extenso en el número de canciones para ser un C.D., Confidencias es un trabajo serio, sincero, en el que hay algunas piezas interesantes, algunas muy bonitas, que continúan con esta rica tradición musical.

Emilio Lacárcel Vílchez