Crítica concierto A+

28

MADRID. AUDITORIO NACIONAL

A+ Conciertos

Un nuevo concierto de esta nueva orquesta que se ha saldo con un importante éxito.

Con un programa muy bello la orquesta Opus 23, en esta ocasión más nutrida de profesores, tuvo una brillante actuación empezando con la poco conocida obertura de El barbero de Sevilla que compuso Ramón Carnicer (1789-1855) para la conocida ópera rossiniana que fue muy del gusto del compositor original. La segunda obre fue el concierto nª 1 para piano y orquesta de Beehoven. Aquí se mostró la temprana madurez de esta formación orquesta con una cuerda empastada y afinada que junto con los demás instrumentos supo plasmar el mundo de Beethoven de forma impecable, siguiendo la inspiración germánica del compositor en donde, aun con influencia de Haydn y Mozart, aparecen ya elementos propios que se desarrollarían en su concierto nª 5 como las escalas cromáticas que interpretó el pianista José Enrique Moreno de forma magnífica. La segunda parte tuvo por protagonista a Mendelssohn con su sinfonía italiana, llena de luz de novedades formales y brillantísima. Aquí el único elemento discordante fueron las trompas a las que le faltó afinación.

El joven maestro Andrés Salado hizo una vez más gala de su conocimiento musical y de que sabe perfectamente lo que tiene entre manos, dirigiendo de forma muy dúctil e inspirada, consiguiendo momentos espectacular como los primeros movimientos del concierto beethoveniano y de la sinfonía de Mendelssohn. Posee una mano izquierda que será su tarjeta de presentación con la que matiza de forma admirable. Muy elegante en sus formas sacó mucho más de lo que cabría esperar de una orquesta tan joven.

Carnicer, Beethoven, Mendelssohn. Orquesta Opus 21. Dir. Andrés Salado. 13 de diciembre.

Francisco García-Rosado