Crítica de Il Trittico de Puccini

132
THEATER AN DER WIEN 18-10-2012

Impactados todavía por el salto del austriaco Félix Baumgartnert desde más de 39000 metros de altura nos dirigimos al Theater an der Wien  para asistir a una interesantísima noche operística donde se va a  representar “Il Trittico” de Giacomo Puccini.

Llevábamos desde las pasadas Wiener Festwochen sin acudir a este histórico teatro (en 1791 se estreno “La flauta mágica” de Mozart y en 1814 “Fidelio”  la gran opera de Beethoven) y teníamos interés en ver como se conjugaban estas tres óperas de Puccini – “Il Tabarro”, “Suor Angelica” y “Gianni Schicchi”- en una nueva producción del Theater an der Wien, estrenada el pasado 10 de octubre de 2012.

Si bien el teatro no se llenó del todo durante las dos primeras partes de El Tríptico (acudir al Theater an der Wien no está al alcance de cualquier turista) si lo hizo tras la pausa. Está claro que “Gianni Schicchi” es la opera más famosa del Tríptico y la que, gracias a la archifamosa aria “O mio bambino caro”  tiene mayor aceptación por parte del público.

IL TABARRO

Moderna escenografía donde la acción se localiza en un muelle a orillas del Sena. Personalmente pese a la escasez y sobriedad de medios técnicos, me gustó mucho la idea de Damiano Michieleto como director de escena así como los decorados y el escenario que Paolo Fantin diseño para la ocasión.

– En el rol de Michele un Roberto Frontali que entusiasmo al público vienes con su potente voz, siendo el cantante más ovacionado de toda la noche. Fue especialmente aplaudido tras el aria “Perche, perche non m’ami piu?”.

– Como Giorgetta una excelente Patricia Racette que bordo el papel de principio a fin. Interpreto convincentemente la célebre “Haiben raggione” y demostró que además de poseer una gran voz es una excelente actriz dramática con una carrera consolidada y actuaciones en los principales teatros del mundo.

– El joven tenor ruso Maxim Aksenov destaco como Luigi (amante de Giorgietta) y también recibió grandes ovaciones del público. Habrá que seguirlo de cerca en el futuro.

– En el papel de la Frugola una convincente Stella Grigorian (joven mezzosoprano asidua a la Staatsoper de Viena) que siempre permaneció en la escena al ser la única artista que participo en las tres óperas.

– La dirección musical corrió a cargo del joven director ruso formado en Austria Kiril Petrenko que consiguió que la ORF Radio-Sinfónico Orquesta sonara realmente a Puccini en esta tragedia en un solo acto. Debemos destacar el excelente trabajo del Coro Arnold Schoenberg  que brillo como siempre a gran nivel.

SUOR ANGELICA

Desde aquí aprovecho la ocasión para aplaudir al director de escena ya que enlazo el final de “Il Tabarro” con el inicio de la opera religiosa “Suor Angelica” de manera magistral. Los contenedores del muelle se abren y elevan apareciendo dentro de ellos un convento repleto de lavaderos como centro de la acción mientras el Coro Arnold Schoenberg suena con una profundidad e intensidad tales que llegan a emocionar a los espectadores. A la Giorgietta de “Il tabarro” le cortan el pelo y la visten de monja transformándola en Suor Angelica enlazando ambas operas de una manera muy original aprovechando que los principales roles femeninos son encarnados por la misma cantante: la soprano Patricia Racette. Prodigiosa forma de dar continuidad al Triptico sin necesidad de recurrir a una pausa innecesaria tras apenas una hora de representación. Para llevar a cabo con éxito esta idea (que personalmente me encanto) del escenógrafo, la orquesta de la ORF y el Coro juegan un papel primordial.

La puesta en escena moderna (con desnudo incluido) es arriesgada y no tan dinámica como en “Il Tabarro” pero se logran los efectos deseados y el público se sitúa en el convento desde el primer momento. ¡Bravo señor Micheletto!

– Suor Angelica; magnifica la soprano Patricia Racette en un papel muy difícil y de gran carga emocional. Logro impresionar a los asistentes tanto por su voz como por su faceta dramática. Fue tremendamente ovacionada por el público al finalizar esta segunda parte.

– La Zia Principessa corrió a cargo de la canadiense Marie-Nicole Lemieux muy segura en los agudos y notas altas durante toda la noche. Recibió grandes ovaciones al final de la ópera.

– En el papel de la Abadesa la mezzo Stella Grigorian que fue muy aplaudida por el público. Habrá que verla en otro tipo de papeles.

– Como la Suora Zelatrice la mezzosoprano Ann-Beth Solvang que cumplió cuando así lo requería el personaje.

El final de la ópera “Suor Angelica” fue muy intenso y emocionante con un Arnold Schoenberg Cor y una Orquesta de la ORF que bajo la sabia dirección musical de Kiril Petrenko, (Director de la Opera de Munich) ponía los pelos de punta.

 

Con un público volcado y entusiasmado por el resultado de las dos primeras operas de El Triptico llegamos a la pausa.

GIANNI SCHICCHI

Se abre de nuevo el telón y tenemos que felicitar nuevamente a Paolo Fantin por el muy logrado escenario en dos alturas que diseño para la ocasión dejando el espacio necesario para que todos los personajes que circulan locamente durante esta tercera opera de “Il Trittico” pudieran desarrollar sus habilidades interpretativas.

 

– Gianni Schicchi; grande el barítono Roberto Frontali, que gran voz. Fue el cantante que cosecho las mayores ovaciones durante toda la velada. ¿Cuándo lo veremos de nuevo en la vecina Staatsoper de Viena señor Dominique Meyer?

– Lauretta hija de Schicchi; la joven soprano rusa Ekaterina Sadovnikova que no transmitió del todo en la célebre ” O mio bambino caro” aunque cumplió en los dúos posteriores con Rinuccio.

– Zita; corrió a cargo de la contralto Marie-Nicole Lemineux, muy aplaudida tanto por su voz como por su divertida interpretación.
– Rinuccio; Paolo Fanale que tiene una bonita voz y es un joven tenor a tener en cuenta en el futuro. Gusto especialmente en el breve dúo de amor “Laureta mia, staremo sempre aqui”

– Nella; la soprano suiza Carola Glaser que suele cantar papeles wagnerianos y que demostró tener una potente voz.

– La Ciesca; la mezzo Stella Grigorian que participo en las 3 óperas y fue reconocida por el público al finalizar el Tríptico.

– El resto de personajes hicieron reír y pasar un rato agradable al público.

 

Esta comedia que cierra el famoso Tríptico de Puccini ha cosechado siempre un éxito estrepitoso desde su estreno en el Metropolitan de Nueva York en 1918. En el Theater an der Wien de Viena no iba a ser menos.

El Theater an der Wien sigue sorprendiendo en sus estrenos con sus brillantes puestas en escena como la arriesgada “Aida” de Peter Konwitschny (elegido varias veces regisseur/diretor de escena del año por la revista Opernwelt) del 2003 y la original “Cosi fan tutte” de 2006 a cargo de Patrice Cherau, sin duda alguna lo mejor que he visto en mi vida (Zefirelli aparte) en cuanto a dirección artística se refiere. Está considerado como el tercer teatro de Viena después de la Staatsoper y la Volksoper pero anoche con la representación de “Il Trittico” de Puccini de grandísimo nivel se convirtió sin duda alguna en el segundo teatro en importancia de la capital austriaca, rivalizando incluso con una Staatsoper que ofrecía “La clemenza di Tito” esa noche.  Por el romanticismo que se respira en su interior y por ser un lugar histórico donde los más grandes en su día estrenaron operas, creemos que debe ser un “Must” para todos los amantes de la opera que visiten Viena.

JOSE NOGUEIRA,   VIENA