Crítica de La Boheme de Puccini.

87

Gualtier Malde

 Madrid.Teatro Arenal.  

Opera en Concierto ha puesto en pie cuatro títulos del  repertorio lírico tradicional en el Teatro Arenal de Madrid. Barbero de Sevilla, Lucía di Lammermoor, Cosi fan tutte y La Boheme, con un buen nivel artístico y lo que es mejor, contando exclusivamente con cantantes de la casa.  

En el intento existe también la ilusión de aproximar la opera llamada de repertorio al aficionado y a los jóvenes cumpliendo así una función cultural .

Dicho de este modo suena a locura pero nos gusta llamarlo “milagro” y ahora verán porque. 

Un grupo entusiasta de artistas entre los que se encuentran consagrados y noveles, sin ningún tipo de apoyo económico  pero con hambre de teatro, unió sus energías para solicitar cantando algo muy importante y necesario, pero que no se tiene en cuenta. La Subvención sostenida y constante para crear el Teatro Lírico Alternativo que sirva para la práctica de esta profesión sin la presión de los grandes escenarios.

En ello nos va la profesión ya que la inseguridad laboral del artista lírico no es muy conocida pero existe y es grave.

Entre las propuestas del grupo existe la de crear elencos estables en los teatros principales o de la red que cuentan con subvenciones escasas para convocar grandes nombres, (generalmente extranjeros) pero mas que suficientes para sostener gastos a nivel nacional.

 Los artistas necesitamos “horas de vuelo”, la famosa “gavetta” que dicen en Italia para no ser prácticamente obligados a debutar en las grandes casas líricas. Son mundos que pueden y deben convivir ya que se pueden retroalimentar, no se trata de substituir si no de sumar. Es necesario crear una cantera lírica, tan conocida en el futbol pero ignorada en este caso.

Luego de ver de cerca este proyecto en funcionamiento y su resultado, para un servidor ha quedado demostrado que prácticamente sin nada se puede hacer algo digno y de calidad. Resignarnos a que el arte, la cultura y el amor por lo que se hace pasa por grandes producciones e inversiones faraónicas es una falacia. 

En esta Boheme por ejemplo, además del esfuerzo desinteresado de  artistas ya consagrados en el medio como Lola Casariego y Andrés Veramendi o los Maestros Manuel Burgueras o Juan Bautista Carmena y los emergentes David Mancebon, Gerardo Bullón, Henar Cabrero, David Cervera y Bernat Climent, se construyeron los elementos de atrezo, se trabajó las cuatro óperas en una escenografía única perteneciente a una obra ajena al proyecto operístico y se ilumino con la buena voluntad de todos, si se quiere…y se sabe…SE PUEDE.

En lo vocal: 

Tal como dijese el organizador, el maestro Daniel Muñoz, del tenor Veramendi no se puede estar más que agradecido. Después de cantar Aída el sábado noche, ha cantado con un buen rendimiento nada menos que un Rodolfo el domingo a las 12:30 horas por cancelación de ultima hora del tenor. Veramendi es un cantante seguro y preciso, de buena voz, con ligeras intermitencias (quizá por la situación) y que tiene que cuidar su pronunciación del Italiano. 

Lola Casariego (Mimi) ha superado con creces la prueba a la que estaba expuesta con su primer rol completo de soprano demostrando un excelente dominio de su instrumento y una “tenuta” solvente de la tesitura, ductilidad y haciendo gala de la musicalidad que la caracteriza. 

David Mancebon (Marcello) y Henar Cabrero (Musetta) son los más jóvenes del elenco y han demostrado un importante potencial que se deberá continuar a perfeccionar y madurar. 

Carlos London (Colline) es un bajo barítono con experiencia y sentido teatral, su aria Vecchia Zimarra fue dicha con gran emoción.  

Pero para mi la revelación fue el emergente Gerardo Bullón (Shaunard) una voz de verdadero barítono, (lírico de momento)  que invita a pensar en un futuro Verdiano no muy lejano. Debe resolver la plenitud y libertad de sus agudos para ganar confianza en el momento de la resolución. Su prestancia actoral lo hace muy convincente en escena.

David Cervera (Benoit/Alcindoro) Lo hemos oído a este joven bajo precedentemente en el Raimondo de Lucia di Lammermoor con una voz lírica de interesante color y canto noble. Esta vez en roles característicos ha hecho gala de ductilidad en escena y carisma.

 

En anteriores representaciones de las diferentes operas hemos escuchado artistas de calidad como Sonia De Munck, José Julián Frontal, Juan Noval Moro, Borja Quiza, Ana Fernández, Abelardo Cárdenas, Enrique Sánchez, Mariví Blasco, Elvia Sánchez e Inés Olabarria.