Crítica de La Bohème. Puccini. Washington

69

boheme2

Kennedy Center, 1 de noviembre de 2014

Si al final, cuando baja el telón, el público aprovecha el momento de oscuridad para secarse disimuladamente las lágrimas, es que «La Bohème» ha funcionado. La nueva producción presentada por la National Opera de Washington reunió una sensible puesta en escena, a cargo de Jo Davies; contó con un formidable lirismo en las voces de Saimir Pirgu (Rodolfo) y Corinne Winters (Mimì),y hubo delicadeza en las notas casi mudas, cuando requeridas, de la orquesta dirigida por Philippe Auguin. Así, no es de extrañar que al final las manos de los espectadores buscaran los ojos antes de pasar al aplauso.

boheme1

Con todo, también hubo algún contrapunto. La escena en el Café Momus, en el Barrio Latino parisino, tuvo un exceso de exuberancia: demasiadas cosas pasando al mismo tiempo como para seguir lo que los cantantes cuentan y apreciar sus tonos: camareros bailando, niños correteando continuamente, hasta un imitador de Charlie Chaplin moviendo los pies a cortos pasos y copiando algún gesto de película. Por suerte, el segundo acto rompió rápidamente con eso, y apostó por una gran simplicidad: dúos al lado de una verja, con un fondo de árboles en hilera que tuvieron truco: de blancos cubiertos de la nieve del invierno, pasaron a cubrirse de hojas rojas que anunciaban la primavera.

boheme3

El tenor albanés Saimur Pirgu cantó desde el primer momento con la fuerza y, al mismo tiempo, la delicadeza propia de un poeta apasionado. Corinne Winters le costó ligeramente encontrar la relevancia que merecía Mimì en el entorno de voces, pero pronto supo interpretar bien la dualidad de timidez y decisión de su personaje. El barítono John Chest, con su largo pelo rubio moviéndose a cada gesto, le dio un carácter especial a su Marcello, aunque en estatura vocal se vio superado por el bajo Joshua Bloom, cuyo Colline tuvo gran cuerpo. Completaron el reparto una eficiente Alyson Cambridge (Musetta) y un menos notorio Steven LaBrie (Schaunard). Donato DiStefano hizo doblete (Benoit y Alcindoro).

 

Marcello: John Chest

Rodolfo: Saimir Pirgu

Colline: Joshua Bloom

Schaunard: Steven LaBrie

Musetta: Alyson Cambridge

Benoit/Alcindoro: Donato DiStefano

 

Conductor: Philippe Auguin

Director: Jo Davies

Escenario: Lee Savage

Coreografía: Ben Wright

 

Emili J. Blasco

(Fotos: Scott Suchmann)