Crítica de La Fanciulla del West. Puccini. Londres

91

Coliseum de Londres. 30 Octubre 2014.

En este céntrico y hermoso teatro londinense tiene su sede la English National Opera (ENO), que se puede considerar como la segunda compañía de ópera de la ciudad, detrás, por supuesto, de la Royal Opera en el Covent Garden. A diferencia de esta última, la ENO siempre ha ofrecido sus óperas en inglés, lo que tenía mucho sentido durante el siglo pasado, pero considero que se debería haber cambiado esta política, una vez que los sobre títulos son de uso común en todos los teatros de ópera y también en el Coliseum, en el que asistimos a la paradoja de que se canta en inglés y los títulos se leen en el mismo idioma. Durante años he tenido oportunidad de visitar con bastante frecuencia este teatro y siempre ha habido cosas interesantes con las que se podía disfrutar. Creo que nunca he salido tan decepcionado de este teatro, ya que no recuerdo haber asistido a una representación de ópera de la ENO en la que se hayan podido cometer tantos errores.

fanciulla1

Escena

La producción escénica ofrecida es una coproducción con la Ópera de Santa Fe, donde todavía no se ha estrenado, y se debe al director de escena británico Richard Jones. Más allá de que la producción pueda resultar más o menos atractiva, lo que llama la atención es su falta de adecuación al vasto escenario del Coliseum. La escenografía resulta especialmente reducida, dejando amplios espacios vacíos a los lados del escenario y al fondo del mismo. En estas circunstancias se podrían haber utilizado estos grandes espacios vacíos para movimientos de solistas o masas, pero de eso no hay ni el más mínimo atisbo. Por lo demás la escenografía de Miriam Buether ofrece una Polka algo más moderna que lo habitual y de dimensiones un tanto reducidas, mientras que la cabaña de Minnie tiene unas dimensiones mínimas, desarrollándose el ultimo acto en un practicable en corbata en forma de oficina del Sheriff. El vestuario de Nicky Gillibrand no ofrece nada de particular interés, moviéndose la acción más bien a principios de siglo. Iluminación correcta de Mimi Jordan Sherin.

La dirección de escena no ofrece nada destacable. Jack Rance es un malvado desde el principio, resultando difícil de entender que a este personaje le hubieran nombrado Sheriff. Los otros dos protagonistas son los vistos en tantas ocasiones anteriores. La dirección de masas resulta bastante infantiloide. Cuando hay que sacar las armas, todos las sacan a la vez, y las carreras de los figurantes alrededor de la oficina del sheriff eran más bien patéticas. La salida del escenario de Minnie y Dick Johnson al final de la ópera casi me hizo añorar el globo que ponía en escena Marco Arturo Marelli en La Fanciulla del West de Viena.

fanciulla2

Escena

La dirección musical fue lo mejor o lo menos mediocre de la representación. Keri-Lynn Wilson llevó la obra bien en todo momento, aunque la tensión cayera devez en cuando, pero no es por aquí por donde la ópera hizo agua. La Orquesta de la ENO, a la que hacía 5 años que no escuchaba en directo, me produjo una buena impresión. Bien también el Coro de la ENO.

La protagonista Minnie era la soprano británica Susan Bullock, que me resultó poco adecuada tanto escénica como vocalmente. Susan Bullock está ya en la cuesta debajo de su carrera y no parece que a sus 56 años pueda dar credibilidad escénica al personaje de Minnie, que – según el libreto – está todavía por dar un beso de amor. A eso todavía habría que añadir que no podía ocultarse en escena que era claramente mayor que su amado Dick Johnson. Susan Bullock nunca tenido una voz muy atractiva, aunque la cosa no llama excesivamente la atención en el centro, pero las notas altas son siempre abiertas y gritadas, además de inestables.

El tenor Peter Auty es un claro error de reparto como Dick Johnson. En el centro su voz responde a la de un tenor lírico, aunque un tanto engolado, pero toda la parte de arriba ofrece sonidos propios de un tenor ligero, con el timbre blanquecino. A mi parecer está en las antípodas del tenor spinto que requiere el personaje.

fanciulla3

Peter Auty y Susan Bullock

El barítono Craig Colclough hizo un Sheriff Jack Rance monótono y con la voz un tanto atenorada. Su interpretación escénica careció de matices y vocalmente tampoco me resultó convincente.

Los personajes secundarios ofrecían dificultades para que sus voces llegaran a la sala en muchos caos. Richard Roberts fue un correcto Nick, mientras que Nicholas Masters no me gustó en la parte Ashby. Cumplió bien Leigh Melrose como Sonora. Clare Presland resultaba inaudible en el personaje de Wowkle. Me ahorro la larga lista de comprimarios para no aburrir a mis amigos.

El Coliseeum ofrecía una entrada algo superior al 80 % de su aforo. El público dedicó una cálida recepción a los artistas, no faltando bravos para ninguno de los tres

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 2 horas y 42 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 12 minutos. Cinco minutos de

El precio de la localidad más cara era de 115 libras. En el piso más alto las entradas costaban 25 libras en las butacas centrales, siendo de 12 libras el precio de las localidades laterales.

José M. Irurzun