Crítica del recital de Leo Nucci en A Coruña

6
Crítica del recital de Leo Nucci en A Coruña
Momento del recital de Leo Nucci en A Coruña. Foto: Paco Rodríguez

Comenzaba la temporada lírica 15/16 en la ciudad herculina por todo lo alto: un recital de Leo Nucci y dos funciones de Il Trovatore con un reparto estelar. Esto, y el resto de la programación con títulos y cantantes de primerísimo nivel, convierten a A Coruña en un referente operístico para todos los aficionados al género lírico.

El día 4 de septiembre tuvo lugar el recital de Leo Nucci en A Coruña en el antiguo y precioso Teatro Rosalía, con el maestro Ramón Tébar al piano. Pese su edad y sus cosas, el incombustible Nucci mantiene sus señas de identidad: un gran fiato que le permite ligar frases, un magnífico registro agudo, unos graves que, curiosamente, no tenía una década atrás, y esa increíble capacidad de fraseo, de saber “qué” canta y “cómo” debe cantarse. En esto, es un verdadero genio,

En lo vocal,  el recital de Leo Nucci en A Coruña fue de menos a más (no podía ser de otra forma ante todo lo que tenía por delante, propinas incluidas). Comenzó con Tres Plegarias de Guiseppe Verdi: “La preghiera del poeta”, “Sgombra, o gentil” y la “Invocazione a Maria Addolorata”. A continuación pasó al “Per pietá, bell´idol mio”, de Bellini, para volver a dos canciones más conocidas del genio de Busetto: “Non ti accostare all´urna” y “L´esule” dónde dejó probada su gran capacidad fraseadora anteriormente señalada.

La segunda parte del recital estuvo dedicada a los grandes maestros del belcanto romántico, un repertorio muy frecuentado por Nucci antes de consagrarse como el gran barítono verdiano de finales del S XX. Comenzó con el rossiniano “Resta Immobile” (Guglielmo Tell) para, a continuación, cantar dos arias de Bellini: “Ah! per sempre io ti perdei” (I Puritani) y “Qui mi accolse” (Beatrice di Tenda). El programa lo cerraban dos arias de Donizetti, “Di tua beltade immagine” (Poliuto) y el “Vien Lonora, a´piedi tuoi”. En esta parte del recital de Leo Nucci en A Coruña, el maestro italiano nos mostró su imponente registro agudo squillante, un centro aterciopelado lleno de armónicos y unos sonidos bien apoyados y emitidos, ¡magnífico! -por cierto, y sobre este repertorio bel cantista, recomiendo un cd de arias de Leo Nucci de 1990 con Gianfranco Masini dirigiendo la English Chamber Orchestra– El público ya estaba en pié, aplaudiendo y braveando, al finalizar el recital pero la apoteosis vino con las propinas que ya constituían otro recital en si mismas: un vibrante “Largo al factotum”, no en vano acababa de cantar el rol de Fígaro en La Scala este mismo verano, la muerte de Posa del D. Carlo “Per me giunto il di supremo …”, el “Alzati!, la tuo figlio … Eri tu” de Un ballo in Masquera y el “Nemico della patria …” de Andrea Chenier. ¿Quién puede cantar todo eso y con ese nivel hoy en día?

Como decía al principio, el excelente director Ramón Tébar fue el pianista del recital de Leo Nucci en A Coruña. Estuvo muy bien y atento al cantante (no en vano es un grandísimo cencertador de voces) y brilló en los Nocturnos de Chopin que interpretó como solista en las dos mitades del recital. En definitiva, magnífica y bellísima fue la lección de canto que se nos ofreció con este inolvidable recital de Leo Nucci en A Coruña.

Daniel Diz