Crónica de viaje: Opera Studio de Renata Scotto en Naples (Primera parte)

222
Opera Studio de Renata Scotto en Naples
Opera Studio de Renata Scotto en Naples

La que fue grandísima soprano Renata Scotto, se embarca en un nuevo proyecto pedagógico esta vez en el Teatro de Naples (Florida).

Renata Scotto mantuvo durante bastantes años una Opera Studio en Roma en el Parco della Musica. En vista de la actitud, de la ignorancia y de la falta de agradecimiento de la institución musical romana, decidió dejarlo para crear un nuevo proyecto en los EEUU. La bella ciudad de Naples, cercana a Miami, ha sido el lugar elegido. Allí tiene de director de la ópera al magnifico director de orquesta español José Ramón Tebar, que también está en el proyecto de Scotto como director artístico.

A este evento se ha seleccionado a jóvenes cantantes entre los que han sido elegidos 5 españoles, un mexicano, una italiana, y cinco americanos (mejor americanas).

Los españoles son María Ruíz (soprano), Francisco Crespo (bajo), Quintín Bueno (tenor), Alejandro del Cerro (Tenor) y Vanesa Navarro (soprano). Los dos últimos invitados por el Teatro de La Zarzuela de Madrid , y los 3 primeros por Opera World. A ellos se les une el mexicano Germán Olvera.

En las clases iniciales del lunes 16, primer día, sobresalieron los cantantes españoles y el mexicano muy por encima del resto. Renata Soctto los calificó de BRAVOS. 13 horas de trabajo el primer día incluyendo 4 horas de ensayo para el concierto de Zarzuela que se ofrecerá el día siguiente, 16.

Opera Studio de Renata Scotto en Naples
Opera Studio de Renata Scotto en Naples

Día 16.

Jornada intensa de clases con la Scotto hasta media tarde. José Ramón Tebar no solo es una magnifico director sino un pianista genial.

El concierto de Zarzuela ha sido un éxito total. La sala llena y muchos aplausos y bravos. Lo abrió María Ruiz con su gran y bella voz. Siguieron la valenciana Vanessa Navarro con un timbre bellísimo; Alejandro Del Cerro, un tenor importante con una voz espectacular y un fraseo magnífico; Quintín Bueno cantó con su elegancia y expresividad habitual. El barítono mexicano Germán Olvera cantó con energía y una magnífica proyección. El bajo granadino Francisco Crespo posee una solidez vocal extraordinaria con una forma de cantar totalmente redonda.

Al piano, el gran maestro José Ramón Tebar, un grandísimo artista.

Intercalando las romanzas y dúos actuó el Siudy Flamenco Dance Theater, grupo de baile flamenco curiosamente venezolano con cuatro números muy buenos.

Francisco García-Rosado