Crónica de viaje: Scotto Opera de Naples, segunda parte

41

 

Crónica de viaje: Scotto Opera de Naples, segunda parte
Crónica de viaje: Scotto Opera de Naples, segunda parte

Tercer día

El tercer día, el 18, es el día de la crisis. A los cantantes parece no serviles su técnica habitual y les cuesta entrar en la nueva. Aparecen dudas, inseguridades, pesimismo, comparación con compañeros, etc. Esto es lo habitual pero se supera y las voces avanzan.

Renata Scotto exige mucho pero siempre con sentido y amabilidad. Hoy incluso ha vocalizado con un cantante, cosa insólita en ella porque no es su misión, pero se entrega a la enseñanza del canto de manera total.

Los españoles siguen destacando y los americanos van mejorando considerablemente. Son unas jornadas agotadoras pero fructíferas.

El trabajo con la extraordinaria profesora de técnica y repetidora, la rusa Ksenia Leletkina son una verdadera delicia. Encantadora, con un gran sentido del humor y muy eficaz.

Cuarto día

Trabajo muy intenso pero se empiezan a notar resultados. Scotto exige mucho y no deja pasar nada. Muy exigente con la pronunciación que no siempre es muy adecuada en los cantantes. Insiste en que se debe cantar todo en estilo de bel canto. El verismo, afirma, no existe en la ópera, solo en la literatura y teatro. Puccini “hay que cantarlo legato”.

Ksenia está haciendo un magnifico trabajo. El barítono mexicano tiene una voz muy bella y muchas tablas. María Ruiz está entrando en un Mozart bien cantado: la Condesa de Las bodas. Alejandro del Cerro es un tenor prácticamente hecho: belleza de timbre, volumen extraordinario, expresión y musicalidad. Francisco Crespo está desarrollando su cuerda de bajo de forma importante. La voz tiene carácter y rotundidad. Quintín bueno va superando su crisis y recuperando su forma natural de cantar corrigiendo y añadiendo según las indicaciones de Renata y Ksenia.

Quinto día

El quinto día tuvo de excepcional la Gala de la Opera de Naples para recaudar fondos para la misma con una cena de gala. Señoras de largo y caballeros la mayoría de smoking. Primero una sala de casino. Posteriormente cena lentísima con discursos, subasta de viajes líricos, joyas, etc. Palabras simpáticas y encantadoras de José Ramón Tebar y Renata Scotto. Y finalmente actuación de algunos cantantes que fueron muy aplaudidos.

Sexto día

Terminadas las clases normales de la jornada, a la noche tuvo lugar en el Centro donde se imparte el curso An Evening with Renata Scotto, consistente en una entrevista abierta que realizó el Director de la ópera de Naples Ramón Tebar a la soprano. Llena de interés y anécdotas suculentas como lo sucedido al principio de su carrera con el maestro Gavazzeni. Ensayaban Madama Butterfly con el maestro al piano. En un momento Gavazzeni le dice a Renata “Renattina eso no es así. El maestro me dice que es de esta otra manera”. Scotto repite con el mismo error dos veces más. Entonces la soprano le pregunta “pero quien es el maestro que le dice esto” A lo que responde Gavazzeni: “Puccini, cara, Puccini”.

Hubo un momento para responder a las preguntas del público asistente. Finalmente Scotto dio la clase magistral a tres alumnos, dos españoles, Francisco Crespo y José Quintín Bueno. Grandísimos aplausos.

Séptimo día

Comenzó con una interesantísima entrevista a Renata Scotto y Ramón Tebar en vídeo para nuestra revista Opera World, por lo que no hubo clases por la mañana pero sí por la tarde. Todos acusamos el cansancio del trabajo realizado y los jóvenes cantantes no tuvieron su mejor día.

Francisco García-Rosado