Dolorosos ajustes en la Ópera de Seattle

40

En medio de una pandemia global y de las duras protestas por la injusticia racial en todo el país, Seattle Opera ha tenido que anunciar dolorosos ajustes en su programación a través de un comunicado. La compañía cancela el programa doble formado por Pagliacci y Cavalleria rusticana, la primera cita de su temporada 2020-2021.

Ajustes dolorosos en la Ópera de Seattle.
Dolorosos ajustes en la Ópera de Seattle.

Esta cancelación representa una pérdida de trabajo para más de 220 cantantes, equipo artístico y músicos. Por otro lado, con el fin de acogerse a los fondos de ayuda económica en las próximas semanas ha suspendido al 58% de su personal administrativo.

«Es un momento profundamente doloroso para nosotros como empresa, región y mundo», señala Christina Scheppelmann, directora general de Seattle Opera, añadiendo “considerando que el condado de King y el estado de Washington aún no están abiertos para grandes reuniones, la COVID-19 nos obliga a permanecer cerrados como un medio para proteger a todos los artistas, los músicos y a nuestro público. Además, hemos tenido que tomar decisiones difíciles para garantizar el futuro de Seattle Opera. Si bien son inevitables, estas decisiones han sido devastadoras para los medios de vida de nuestros artistas y personal administrativo ”.

Las funciones del doblete Cav-Pag, como suelen llamarle en Estados Unidos a estas dos óperas, arrancaban el 8 de agosto en el gigantesco McCaw Hall. Además de esta cancelación, Seattle Opera se acogió a un préstamo de 2.3 millones de dólares del Programa de Protección de Nómina del Gobierno federal de EE.UU., para garantizar los salarios de miembros del personal hasta el 16 de junio. Para su continuidad, la compañía ha reducido su personal administrativo: 44 empleados han sido despedidos, 7 han pasado a trabajar a tiempo parcial y los 37 restantes han visto disminuir sus salarios entre un 15 y un 50%.

Ópera de Seattle, anunció ajustes dolorosos en la compañía. © Philip Newton
Christina Scheppelmann, directora general de la Ópera de Seattle, anunció ajustes dolorosos en la compañía.                  Foto © Philip Newton

Christina Scheppelmann apunta sobre Seattle Opera, “nuestra misión es unir a nuestra comunidad a través de la ópera, una combinación única de música y drama que habla a la mente y al espíritu, especialmente en tiempos difíciles como estos”.

Seattle Opera fue establecida en 1963 y se ha ganado una excelente posición como dinamizadora del género en ese confín de los Estados Unidos, con producciones de gran calibre artístico y un programa educativo innovador que ha logrado captar más de 95 mil espectadores por año en sus espectáculos y otras 400 mil en las presentaciones escolares.

Redacción OW