DVD. Faust. Gounod. MET

118

DVD.Faust.Met

GOUNOD: “Faust”. Jonas Kaufmann, René Pape, Marina Poplavskaya, Russell Braun, Michèle Losier, Wendy White, Jonathan Beyer. Coro, Orquesta y Ballet del Metropolitan Opera House. Dirección musical: Yannick Nézet-Seguin. Dirección escénica: Des McAnuff. Decorados: Robert Brill. Vestuario: Paul Tazewell. Vídeo: Sean Nieuwenhuys. Coreografía: Kelly Devine. Iluminación: Peter Mumford. Dirección de vídeo: Barbara Willis Sweete. Grabación en vivo: Nueva York, Metropolitan Opera House, 2011. Decca 074 3811 (2 DVDs).

La ópera de Charles Gounod “Faust” cuenta con una larga historia en el Metropolitan de Nueva York. La obra maestra del compositor francés fue el título que inauguró el teatro en 1883, y desde entonces no ha abandonado el “cartellone”, contando siempre con los mejores repartos, como atestiguan varios registros piratas. Incluso sirvió para que nuestra Montserrat Caballé hiciera una “presentación exprés” en el viejo Met de la calle 39 (tras su triunfal presentación en la ciudad de los rascacielos con “Lucrezia Borgia” de Donizetti en el Carnegie Hall) antes de su demolición, por expreso deseo del temible manager Sir Rudolf Bing.

En esta nueva producción de Des McAnuff, la historia comienza en un laboratorio nuclear donde el anciano Doctor Fausto hace sus experimentos. Luego, ya rejuvenecido gracias a una pócima mágica, nos trasladamos a la época de la Primera Guerra Mundial, donde transcurrirá toda la acción. Hay que decir que todos los solistas, la nutrida masa coral y los figurantes se desenvuelven con la habitual soltura característica del coliseo neoyorquino, bien impulsados desde el foso por la enérgica batuta del joven maestro canadiense Yannick Nézet-Seguin, quien demuestra poseer una especial habilidad para extraer el necesario perfume francés de la partitura, aunque construye también con eficacia los momentos más solemnes y dramáticos que abundan en la obra.

Pero “Faust” es, ante todo, una ópera de cantantes, y en ese sentido el reparto es prácticamente insuperable en la actualidad. Jonas Kaufmann se entrega en cuerpo y alma (nunca mejor dicho) al papel titular, sabiendo ser viril en los momentos de fuerza y delicado en las declaraciones de amor, con “diminuendi” y “messe di voce” realmente de escalofrío en el célebre “Salut, demeure chaste et pure”. René Pape hace toda una creación del simpático diablo, con una voz rotunda pero manejada asimismo con absoluta inteligencia, y una apabullante presencia escénica. Marina Poplavskaya no les va a la zaga, en una Margarita intensa, muy alejada del habitual cliché, de timbre turbador, técnica excelente y acentos desgarradores, que da al personaje una intención trágica inusitada. Russell Braun es un Valentin de lujo, que se luce en sus dos intervenciones, al igual que Michèle Losier en un musical Siebel y Wendy White en una justamente picante Martha. En suma, un gran espectáculo, en lo escénico y lo vocal, totalmente digno de uno de los mayores teatros de ópera del mundo como es el Met.

Rafael Banús Irusta