El barbero de Sevilla. Rossini. Madrid

248

borja-quiza.-Barbero El barbero de Sevilla. Rossini. Madri  La Compañía Opera de Madrid ha obtenido un nuevo éxito con el Barbero rossiniano. A pesar de las fechas complicadas de vacaciones de Semana Santa, el público ha acudido y ha disfrutado aplaudiendo todos los números y grandes ovaciones al final. Conviene destacar el importante trabajo realizado. Se notaba que había muchos ensayos tanto de escena como musicales. La producción dentro de su modestia funcionó perfectamente con ideas muy interesantes y una gran agilidad, con equilibrio entre las actuaciones de los distintos personajes. La acción se ha trasladado a los años 70 de pasado siglo con eficacia sin que chirríe prácticamente nada y resaltando las situaciones cómicas más cercanas al espectador.  Magnifico el concertante final del segundo acto. Joana-Thome Vocalmente se contaba con el barítono gallego Borja Quíza, como barbero, magnifico actor y cantante; su sola presencia llenaba el escenario. Voz de timbre muy bello y rico en armónicos con una sabia expresividad y acentuación. Dicción impecable. La Rosina fue interpretada por Joana Thomé con habilidad para superar las múltiples dificultades del rol. La voz corre muy bien y en las agilidades se mostró perfecta. Pablo-martin-reyes El tenor Pablo Martín Reyes, conde de Almaviva, posee la voz adecuada, ligero, con un centro estupendo pero en la zona aguda la voz cambia de color y no sale con la debida brillantez. joseba-carrial El Bartolo de Joseba Carril fue correcto; posee una voz un poco pequeña pero dado el tamaño del teatro se le podía escuchar bien. Muy bien cantados el Basilo de Mario Valdivieso y la Berta de Raquel Albarrán. Dentro de la brevedad de su rol, Alexis Heath cumplió. La orquesta sonó bastante bien; se nota el camino andado. Hay que destacar a las maderas, la bellísima flauta y el exquisito clave de Rubén Sánchez-Vieco. El director Borja Quintas imprimió unos tempi velocísimos con bastante exageración. La próxima ópera será La boheme de Puccini. Les auguramos otro gran éxito. Francisco García-Rosado