El Príncipe Igor una ópera “Frankenstein”

96
El Príncipe Igor

La ópera Bastille acaba de estrenar esta semana El Príncipe Igor, una ópera de raro nacimiento. Fue ideada y esbozada por el que se considera su compositor: Aleksandr Borodin, incluso escribió él mismo el libreto. Pero fue estrenada por primera vez casi tres años después de su muerte,  a partir de una recreación que confeccionaron Rimsky-Korsakov y Glazunov, basándose en los esbozo que encontraron. Esta versión ha sido muy criticada, y defendida con controversia, pero hoy por hoy es la versión oficial de esta ópera (la única del compositor).

Esta versión «Frankenstein» de corta-y-pega (… y rellena lo que te queda), da como resultado una obra de algo más de tres horas con argumento muy simple (quizás demasiado), con un desarrollo de la trama no siempre lógico o comprensible y con un tejido sonoro bastante pobre, insulso y falto de interés. A excepción, eso sí, del famoso pasaje coral y orquestal de las danzas ¡una joya musical!

En la versión que Bastille nos propone esta temporada, bajo la dirección escénica de Barrie Kosky y la batuta de Philippe Jordan, encontramos en el reparto a: Ildar Abdrazakov (Príncipe  Igor), Elena Stikhina (Iaroslavna), Pavel Cernoch (Vladimir), Dmitry Ulyanov (Príncipe Galitski), Dimitry Ivashchenko (Kontchak), Anita Rachvelishvili (Kontchakovna), Adam Palka (Skoula), Andrei Popov (Iérochka), Vasily Efimov (Ovlour), Marina Haller (La nodriza), Irina Kopylova (Joven Polovtsiana). De entre todos ellos destacaría la brillante interpretación de Ildar Abdrazakov en el papel del Príncipe Igor, con una voz muy redonda, un magnífico legato y una muy buena proyección. En el mismo nivel ha estado Dimitry Ivashchenko, con un timbre más claro. La maravillosa Anita Rachvelishvili ha estado espléndida, y aunque su papel es corto y sin ningún virtuosismo vocal (a parte de defender a capa y espada los graves, que a veces llegaban a tener un timbre hasta masculino), ha sido todo un placer escucharla de nuevo en Bastille. Su dúo con el tenor Pavel Cernoch ha sido uno de los mejores momentos. Elena Stikhina ha hecho un buen papel en lo musical pero con una actuación escénica poco natural y poco creíble. Y para terminar con los cantantes me gustaría mucho destacar la interpretación de un personaje «secundario», el de Irina Kopylova, quien ha creado un momento mágico con su canto tintado de un timbre folclórico.

El Príncipe Igor
Le Prince Igor
Opéra en deux parties, 1890
Orchestration du second Monologue d’Igor (n°26b) de Pavel Smelkov
Musique :
Alexandre Borodine – (Editions Belaieff)
Livret :
Alexandre Borodine – D’après Vladimir Stassov, lui-même adapté du Dit de l’ost d’Igor
Direction musicale :
Philippe Jordan
Mise en scène :
Barrie Kosky
Décors :
Rufus Didwiszus
Costumes :
Klaus Bruns
Lumières :
Franck Evin
Chorégraphie :
Otto Pichler
Chef des Choeurs :
José Luis Basso
Orchestre et Choeurs de l’Opéra national de Paris
Distribution
Prince Igor :
Ildar Abdrazakov
Iaroslavna :
Elena Stikhina
Vladimir :
Pavel Cernoch
Prince Galitski :
Dmitry Ulyanov
Kontchak :
Dimitry Ivashchenko
Kontchakovna :
Anita Rachvelishvili
Skoula :
Adam Palka
Ierochka :
Andrei Popov
Ovlour :
Vasily Efimov
La Nourrice :
Marina Haller
Une Jeune Polovtsienne :
Irina KopylovaGénérale Piano
Photos de répétitions
Le Prince Igor
Opéra en deux parties, 1890
Orchestration du second Monologue d’Igor (n°26b) de Pavel Smelkov
Musique :
Alexandre Borodine – (Editions Belaieff)
Livret :
Alexandre Borodine – D’après Vladimir Stassov, lui-même adapté du Dit de l’ost d’Igor
Direction musicale :
Philippe Jordan
Mise en scène :
Barrie Kosky
Décors :
Rufus Didwiszus
Costumes :
Klaus Bruns
Lumières :
Franck Evin
Chorégraphie :
Otto Pichler
Chef des Choeurs :
José Luis Basso
Orchestre et Choeurs de l’Opéra national de Paris
Distribution
Prince Igor :
Ildar Abdrazakov
Iaroslavna :
Elena Stikhina
Vladimir :
Pavel Cernoch
Prince Galitski :
Dmitry Ulyanov
Kontchak :
Dimitry Ivashchenko
Kontchakovna :
Anita Rachvelishvili
Skoula :
Adam Palka
Ierochka :
Andrei Popov
Ovlour :
Vasily Efimov
La Nourrice :
Marina Haller
Une Jeune Polovtsienne :
Irina Kopylova

Los otros que han creado un momento mágico han sido los bailarines. En el célebre pasaje conocido como Las Danzas del Príncipe Igor, siguiendo las directrices del coreógrafo Otto Pichler, hacen aparecer una sucesión de personajes de rasgos mitológico-paganos (esqueletos decorados, muñecas que dan vueltas sin parar, máscaras de muñeca con cuernos,…) que dan fuerza y movimiento al momento esperado por el público.

El coro y, evidentemente, la orquesta dan vida a este pasaje maravilloso con una exquisita interpretación. Aprovecho aquí, pues, para felicitar el trabajo del coro, dirigido por José Luis Basso, muy presente durante toda esta ópera en ruso. Y repetir, también, mi admiración por Philippe Jordan y su trabajo con la orquesta y con todos los músicos.

La reinterpretación que nos propone Barrie Kosky para la puesta en escena de esta versión queda un poco forzada… Se comprende claramente su intención de trasladar a nuestros días una historia que transcurre en 1185, con una denuncia de las guerrillas/mercenarios/clanes/mafias, los abusos sexuales, las torturas en prisiones o las penurias que viven muchos inmigrantes… Pero se hace, en mi opinión, de manera muy evidente, escabrosa, e incluso de mal gusto con un toque gratuito que deja un poco en evidencia una falta de profundización. Todo sea dicho, el libreto no ayuda para nada.

David Farrés