Elina Garança y Karel Chichón en el teatro de La Zarzuela

27
Elina Garança y Karel Chichón en el teatro de La Zarzuela
Elina Garança y Karel Chichón en el teatro de La Zarzuela

El pasado domingo tuvo lugar este gran acontecimiento musical que suponía el debut en Madrid de la gran cantante Elina Garança acompañada por el director Karel Chichón. Muchos meses antes ya se habían agotado las localidades. La expectación era máxima y no se vio en absoluto defraudada.

Comenzó el concierto con la Suite nº 2 de El sombrero de tres picos de Falla. Habría que destacar de los tres números “la farruca, Danza del molinero” dirigida con gran énfasis y maestría y con una magnifica respuesta de la Orquesta Titular del teatro de La Zarzuela. A continuación un plato fuerte: las arias para la protagonista de Carmen de Bizet intercaladas con números sinfónicos de la misma ópera. Aquí Elina Garança mostró lo extraordinaria cantante que es. Todo parecía cantado sin esfuerzo alguno, con una elegancia sublime, uniformidad de timbre, matices llenos de santido y un dominio técnico absoluto. La mezzosoprano incluyó la primera aria que el compositor escribió, novedad para mucha gente, “L´amour est un enfant de Bohéme” y que poco después sustituiría por la famosa habanera. Aplausos y bravos interminables.

La segunda parte, dedicada íntegramente a la zarzuela provocó el delirio de la audiencia. Qué manera de cantar y expresar sentimientos y picardía unido a un profundo conocimiento musical del género. Apoteosis con la romanza de El niño judío “de España vengo” de Pablo Luna.

Acompañó a la cantante el tenor vasco Andeka Gorrotxategi en dos dúos correspondiente a El dúo de la Africana y la propina de la jota de La Dolores. El tenor posee una poderosa voz, quizá con exceso de spinto, pero de una eficacia indiscutible. El tenor cantó solo una romanza de Mirentxu.

Así terminaba el programa pero no el concierto. El director Karel Chichón leyó un comunicado que transcribimos y que amablemente nos cedió al terminar el evento.

“Tanto Elina como yo estamos aquí porque amamos la música española y especialmente la zarzuela, y es por ello por lo que la llevamos a todas partes del mundo. Y es nuestro deseo que este gran teatro siga defendiendo este género tan español y tan único que es la Zarzuela.

Todo nuestro apoyo a este teatro y su equipo humano que nos han tratado como familia durante toda esta semana. Un teatro popular y abierto como lo fue siempre la zarzuela. Que este teatro siga siendo público y accesible a todos.”

Indescriptible la reacción del público, caldeado horas antes del concierto por la noticia de la absorción del teatro por el patronato del Teatro Real. Puesto en pie el público gritó “público” y braveó de forma unánime las palabras de Karel Chichón que terminaron con un “Viva la zarzuela” gritado por Elina Garança.

Y llegaron las propinas. Como ya hemos señalado el dúo de la jota de La Dolores pleno de emoción y terminado con mucha gracia.

Después Elina Garança cantó una romanza de Las carceleras y terminó con Granada. Inenarrable el éxito y aplausos del público puesto en pie.

La orquesta y coro estuvieron sobresalientes por energía, dinamismo y expresividad, todo bajo la magnífica batuta de Karel Chichón.

Realmente un concierto histórico para el teatro de La Zarzuela y para Madrid.

El público comentaba a la salida que “qué vergüenza que tenga que venir de fuera a defender la zarzuela”.

Permanecerá siempre en el recuerdo.

Francisco García-Rosado