Entrevista con Daniela Gerstenmeyer. Soprano

105

_Daniela-Gerstenmeyer2
Nos citamos con la joven soprano alemana Daniela Gerstenmeyer en su casa adoptiva en Bruselas. Tras ser finalista en la Competición Reina Elisabeth, la crítica la ha señalado como una de las mejores voces de la competición. La encontramos ansiosa por hablarnos de su experiencia en el campeonato, y su carrera como cantante.
Opera Word OW – Daniela, en primer lugar, enhorabuena por tu participación en el campeonato. Aunque no estuviste entre los seis Laureados, ¿crees que se han cumplido tus objetivos?
Daniela Gerstenmeyer DG – Muchas gracias. La verdad es que no me he planteaba ningún objetivo específico. Quise poder demostrar mi forma de cantar, y creo que esto lo he cumplido.
OW – ¿Cómo has vivido la competición? ¿Cómo es el concurso por dentro?
DG – Desde que terminé mis estudios en 2010 he compaginado mi trabajo con la participación en distintos concursos. En 2012, por ejemplo, fui finalista en el Concurso Europeo de Ópera. Pero esta ha sido especial. Nunca he visto una competición tan bien organizada. Se preocupan de ti y te hacen sentirte como en tu casa. Creo que buscan un ambiente familiar. La prueba es que no nos quedamos en un hotel, sino que convivimos con familias de Bruselas. Por eso estoy muy feliz de haber podido concursar. Ha sido una gran experiencia.
OW – ¿Qué te ha sorprendido de la competición?
DG – Además de la oportunidad de convivir con una familia de la ciudad, me ha sorprendido mucho la popularidad del Queen Elisabeth. Me daba la sensación de que todo el mundo seguía el concurso. En Alemania, por ejemplo, sería imposible este seguimiento en prime time por parte de muchos medios de comunicación.
OW – ¿Cómo ha sido para ti el trabajo con la Orquesta Sinfónica de La Monnaie y con su director, Roland Böer?
DG – En estos concursos, donde el tiempo para ensayos es mínimo, suele ser difícil conectar con la orquesta. En mi caso, tengo que decir que la implicación de los profesores de la orquesta ha sido excepcional. Sin apenas tiempo, y en un repertorio que no es el suyo, creo que han hecho un gran esfuerzo. Durante la final, para acompañarme en la Pasión según San Juan de Bach, cambiaron su disposición para ponerse a mi lado, como en una orquesta de cámara. Me hicieron sentir muy arropada.
OW – Desde luego, eso se notó en el resultado final.

_Daniela-Gerstenmeyer1
DG – También contribuyó el gran trabajo de Roland Böer, que me pareció un gran profesional, y con el que me entendí rápidamente. Los dos somos alemanes, pero más allá de eso, sentí que buscábamos lo mismo en la música, que estábamos en la misma onda.
OW – En estos momentos combinas tus interpretaciones de ópera con el oratorio, donde has demostrado sentirte muy cómoda. ¿Te decantas por uno de los dos géneros?
DG – Para mí sería imposible quedarme con uno de ellos. Creo que una gran voz tiene que ser capaz de cantar tanto sobre el escenario como en concierto. No puedes comparar ópera y oratorio. Quiero decir, no sirve de mucho pensar si mi voz es para la ópera o para el oratorio. Para mí es muy importante subirme al escenario, lo actoral, pero el oratorio es parte de mi historia. De mi personalidad.
OW – ¿Puedes explicarnos esto último?
DG – Durante mis años de estudio, fui conociendo mi voz cantando piezas de oratorio. Me crie escuchando coros y música sacra en las iglesias, mi madre es profesora de piano y directora de un coro en Alemania. Además, como artista, disfruto interpretando lo que canto, dándole significado completo a un texto que es a la vez palabra y sonido. Por eso, mi sueño es poder cantar ambos, trabajar en ambos ámbitos.
OW – ¿Qué otros sueños tienes?
DG – Me encantaría poder interpretar una versión de la Pasión de Bach sobre el escenario. Ya lo están haciendo Simon Rattle y Peter Sellars con la Berliner Philharmoniker , y creo que es una magnífica idea.
OW – Hablemos un poco de tu voz. ¿Cuál piensas que puede ser su evolución?
DG – Buff, para mí es imposible saber qué va a pasar. Cuando empecé a cantar podrían haberme catalogado como una soubrette, pero ahora canto papeles de lírica. Pamina, Cleopatra en Giulio Cesare y Frasquita en Carmen. Cleopatra y la Juliette de Gounod on dos papeles que me encantan. Si me preguntas, me gustaría poder cantar en mi carrera todos los papeles de Las Bodas de Fígaro (Barbarina, Susana, la Condesa y Marcellina).
OW –Sin duda eso sería prueba de una larga carrera.
DG – Sí, pero no quisiera dejar de lado el repertorio barroco. Para mí es importante volver siempre a Bach. Es muy bueno para la voz, la mantiene tersa, ágil y en forma. Es una especie de gimnasio para mi voz.
OW – ¿Algún cantante en el que te fijes, o al que admires?
DG – Creo que, por ejemplo, Diana Damrau, es una gran artista. Respeta el texto y la música, con un sonido muy expresivo. Pero lo cierto es que no tengo como modelo a ningún cantante. Mi mentora, Charlotte Lehmann, me decía que intentara sonar como yo misma, que buscara mi propia identidad. Es muy importante intentar buscar el sonido personal de cada uno.