Escandalo en el concierto de la OCNE. Madrid

134

Ramon-Tebar

OCNE. Halffter, Rodrigo, Prokofiev. Guitarra, Milôs. Dir. José Ramón Tebar. 24, 25 y 26 de octubre.

 En la primera parte de este concierto se interpretó la Elegía a la muerte de tres poetas españoles, de Cristobal Halffter. Casi media hora de nada. Absoluta vacuidad. Posteriormente se pudo escuchar el archifamoso Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo con un joven guitarrista, Milôs, con un importante curriculum pero con problemas que se evidenciaron especialmente en el primer movimiento con emborronamientos y pobreza de sonido evidentes. Magnifico el segundo movimiento, muy bien llevado por el solista y magníficamente expresado por la orquesta con una dirección de J.R. Tebar que fue puro encaje.

Los problemas surgieron en la segunda parte con la Cantata de Prokofiev, Alexander Nevsky

Absolutamente intolerable e impresentable la actitud del Coro Nacional de España y los “apoyos” del de RTVE en los conciertos programados para este pasado fin de semana en el Auditorio Nacional.

De la huelga que mantiene al coro Nacional ya es sabido por todos y de su actitud vergonzosa en los conciertos de homenaje del que fuera su director con la ONE tantos años Rafael Frübeck de Burgos y que dirigía en esa ocasión Juanjo Mena.

Este fin de semana, actuando como director el valenciano José Ramón Tebar han llegado más lejos; ellos y sus compañeros de RTVE.

El viernes solo subieron a cantar doce voces del Nacional y las 38 previstas del refuerzo para la Cantata de Prokofiev, Alexander Nevsky. Cuando llegaron los momentos de su intervención los de la RTVE cantaron en piano todo el tiempo. Los 12 del Nacional cantaron a voz. El director J.R. Tebar bajó cuanto fue posible la orquesta pero fue inútil. El resultado fue una buena “versión musical” de la Cantata pero coja. El sábado más de lo mismo y el domingo por la mañana exactamente igual.

A esto hay que añadir la absoluta falta de respeto, educación al negarse a levantar cuando, al final, el director se lo indicó para recibir los aplausos del público –que dicho sea de paso, salvo excepciones, no se enteró de nada. ¡Qué público!-. Algún miembro del Coro de RTVE quiso levantarse a saludar siguiendo las indicaciones del director pero inmediatamente se tuvo que sentar ante los avisos de sus compañeros.

La actitud de J.R. Tebar es digna de todo elogio. Pudo haber cancelado los conciertos del sábado y domingo pero no quiso causar un perjuicio a la OCNE. Estamos ante uno de nuestros directores de orquesta con un presente excepcional en EEUU y un futuro incuestionable. Elegante en las formas, musical absoluto, con un conocimiento de las partituras completísimo, con una mano izquierda que es puro arte, dibujando la música como pocos, organizando los planos orquestales de forma nítida y rotunda que dieron como resultado una impresionante versión de la parte orquestal y mas larga de la Cantata, “La batalla sobre el hielo”. ¡Qué brillantez y sonido espectacular consiguió de la orquesta que le siguió milimétricamente en todas sus indicaciones!. Un momento para el recuerdo sin duda de los que allí estuvimos; no se si tanto de los que solo lo escucharon por la radio y realmente no supieron lo que allí pasaba. Buena como siempre la intervención de la contralto Eva Podles.

Algo se tendrá que hacer con estos miembros del Coro de RTVE que incumplieron su contrato de forma evidente. Y algo tendrá que hacer el INAEM con la pretensiones injustificadas de Coro Nacional. Se tiene que acabar de una vez por todas con este pisoteo de los derechos de un público que paga, de un director que viene a dirigir a toda la plantilla y el compositor. No se pueden reinvindicar unos supuestos derechos conculcando los de los demás.

Tiene sentido disponer de un coro titular funcionarial? Muchos y muy buenos hay en España que se pueden contratar según las necesidades. Lo que no puede ser es este boicoteo y que la solución sea destituir al Director General del INAEM, J. M. Recio, tomado como cabeza de turco, cuando son otros de más  arriba los que tendrían que irse por incompetentes.

Felicidades al maestro José Ramón Tebar y a la Orquesta Nacional que sonó como una formación de altísimo nivel.

Francisco García-Rosado