¿Qué está pasando en el Teatro de La Zarzuela?

29
Teatro de La Zarzuela
Teatro de La Zarzuela

El pasado sábado, víspera del magno concierto de zarzuela con Elina Garança y Karel Chichón, saltaba a las redes sociales la noticia del proyecto de “fusión y absorción” del Teatro de La Zarzuela por el Patronato del Teatro Real presidido por Gregorio Marañón. ¿Casualidad o intencionalidad? ¿Se pretendió boicotear el concierto? Imposible, aunque los ánimos estaban muy caldeados.

En palabras de Gregorio Marañón “el proyecto permitirá que Madrid se incorpore ‘a la primera división mundial de la ópera’ al tiempo que se ayude a internacionalizar la zarzuela”. La mejor ayuda a la zarzuela es, entre otras cosas, dotarla de mayor presupuesto, mínimo hasta el momento y permitir que se comercialicen los magníficos DVD que tiene preparados para su lanzamiento de teatro en alta definición de una producciones extraordinarias.

“Supone constituir en España una institución lírica de una entidad y dimensión semejante a las grandes instituciones líricas como la Ópera de París, que dispone de Garnier y la Bastilla, por ejemplo”, señala Gregorio Marañón. Esta afirmación indica el escaso conocimiento que se tiene de la institución operística del país vecino. París tiene dos teatros consagrados a la ÓPERA. Mas la Ópera Comique y el Teatro de Chatelet dedicados a otros géneros. Francia no tiene un género lírico propio como España, ni un teatro construido y dedicado a este género. El Teatro de La Zarzuela no sólo es un Teatro Nacional sino que es un Teatro Patrimonial que hay que apoyar y defender como algo de inmenso valor cultural y artístico y totalmente popular.

Los ánimos se exaltaron y comenzó a correr el rumor de que se quería privatizar. Este extremo parece que está fuera de todo propósito, pero el tiempo dirá.

Esta maniobra de absorción ya se intentó en un par de ocasiones. Con la reinauguración del Teatro Real buscando una unidad de gestión entre este y La zarzuela, que entonces si hubiera sido posible, y hace poco tiempo  con otra extraña maniobra abortada por la Directora General del INAEM para quien “no está el teatro para experimentos” y que Daniel Bianco, posee un  perfil “con experiencia contrastada” y con “capacidad para generar ilusión y a su conocimiento de la gestión de un teatro lírico, del género y del hecho escénico”.

El escándalo es mayúsculo. Pero la pregunta que todos se hacen es ¿de dónde viene este proyecto?. Ayer se celebró un encuentro entre Daniel Bianco, director del Teatro de La Zarzuela, y el Ministerio de Cultura que hoy recoge toda la prensa. Parece que no hay nada concretado ni redactado. Se confirma el puesto de Daniel Bianco y de los trabajadores del teatro. Todo parece indicar que el ministerio no tiene ni idea de lo que se trae entre manos, lo que induce a penar que una vez más este proyecto no viene del propio ministerio sino del Patronato del Teatro Real dirigido por Gregorio Marañón. ¿Qué se pretende una vez más? ¿Qué intereses escondidos hay tras este proyecto? El Teatro Real es para ópera y el de La Zarzuela, para zarzuela.

La llegada de Daniel Bianco a este teatro ha supuesto que se pase de cuatro títulos por temporada a ocupar toda la temporada con nuestro género lírico, incluyendo la recuperación de obras olvidadas de gran calidad como la última La tempestad, extraordinaria zarzuela, casi una ópera, que se dio en versión concierto con unos protagonistas extraordinarios como Mariola Cantarero, Carlos Álvarez y José Bros ignorados por el Teatro Real, y con un grandísimo éxito. Por no hablar de su trabajo para llevar la zarzuela al público joven con el proyecto Zarza que llenó con más de 8.000 espectadores jóvenes en su última producción de El dúo de La Africana que provocó entre los chicos y chicas un entusiasmo inmenso y les ha llevado a disfrutar y amar la zarzuela, amén de otras actividades en colaboración con la Universidad Alfonso X. Todo esto y más indica que el Teatro de La Zarzuela está en las mejores manos y que, además, funciona muy bien.

¿Por qué tocarlo sin motivo? Como no sea la ambición o la envidia… 

Parece que Daniel Bianco ha sido confirmado en su cargo pero lógicamente ha pedido un nuevo contrato con condiciones y se ha ofrecido a colaborar en la redacción de los estatutos encargados en principio al Gerente del Teatro Real, Ignacio García-Belenguer. Y lo cierto es que no se ha visto por el Teatro de La Zarzuela a ningún miembro del staff del Teatro Real y menos del Patronato.

Hasta ahora todo se ha estado haciendo a espaldas del Teatro de La Zarzuela y su Director. Mal comienzo.

Francisco García-Rosado