Éxito de Farinelli, el Castrato del Rey Felipe en los Teatros del Canal

48
Éxito de Farinelli, el Castrato del Rey Felipe en los Teatros del Canal
Éxito de Farinelli, el Castrato del Rey Felipe en los Teatros del Canal

Éxito rotundo de la obra teatral Farinelli, el castrato del Rey Felipe en los Teatros del Canal. Pocos espectáculos pueden hacerse con tampoco aparataje escénico y tan espectacular.

Una vez más  la programación de Los Teatros del Canal de Madrid se apunta un tanto absoluto. Gustavo Tambascio presenta su obra teatral Farinelli, el castrato del rey Felipe en el que se pone de manifiesto un tremendo trabajo de investigación. Un texto largo –quizá excesivamente largo-, cuenta los años de FarinelliCarlo Broschi, en la Corte del rey Felipe V de forma prolija y exhaustiva y amena. Dos horas y 10 minutos de duración permiten conocer todos los entresijos de la relación del cantante con el monarca.

La producción, también de Tambascio, es de una enorme inteligencia. La escenografía de Daniel Bianco consta de dos paneles dorados en el fondo, tres mesas alargadas con tablero de cristal, siete sillas preciosas y un reloj barroco sobre el proscenio que contextualiza al “rey relojero”. Iluminación magnífica de Félix Ramos y un vestuario original de Jesús Ruíz de enorme belleza y variedad, propio de un artista fuera de lo común.

Los actores Sandro Cordero, Lander Otaola, Natalia Hernández, Trinidad Iglesias y Jorge Merino dan vida a los personajes de la corte y a los cantantes como actores, conduciendo la obra de forma extraordinaria. Una dirección individual y colectiva muy minuciosa con una utilización del espacio escénico pocas veces vista. (5 actores y 3 cantantes parecen multiplicarse a lo largo de la representación). Junto a ellos los contratenores Filippo Mineccia y Konstantin Derri con la soprano Mercedes Arcuri en una alarde de medios asombros y timbre bellísimo con una coloratura sorprendente. Los tres van desgranado diversas arias que cantaron en su época los personajes.

Un pequeño grupo orquestal dirigidos por Javier Carmena con instrumentos originales, redondearon eses espectáculo inusual y bellísimo. Un éxito total

NOTA: esta crítica refleja lo acontecido el ensayo general al no disponer de pase de prensa para las funciones. 

Francisco García-Rosado