Festival de Santander y La Sacala de Milán en conflicto

62

Santander.-Teresa-2013

El Festival Internacional de Santander culpa a la Filarmónica della Scala de Milán de faltar a la clausura

El FIS acusa al representante de la orquesta en España de incumplir su parte del contrato.

El músico Fernando Argenta (izquda.), hijo del fallecido Ataulfo Argenta, el pianista Joaquín Achucarro y la soprano Teresa Berganza, durante el homenaje que el Festival Internacional de Santander dio a Ataulfo Argenta

La dirección del Festival Internacional de Santander (FIS) ha respondido en un comunicado al representante en España de la Filarmónica della Scala de Milán, Solín Melinte, que ayer achacó la ausencia de la orquesta italiana en la clausura del evento a la cancelación del vuelo chárter que debía trasladar a los músicos a Santander.

Según el texto, la dirección del FIS pagó 278.000 euros por adelantado a la Filarmónica en agosto del año pasado para actuar en varios espectáculos programados para 2013. La única pega del FIS era que no disponía de liquidez suficiente para todos los pagarés, por lo que ofreció a la Filarmónica prorrogar su vencimiento hasta el 15 de agosto de 2013.

La directiva del FIS defiende que, pese a ello, «el Señor Melinte descontaba sus pagarés, habiendo percibido su importe con anterioridad al vencimiento». Además, el FIS tuvo que pagar una factura de 50.000 euros correspondiente a las representaciones ofrecidas por la ópera de Wallonie en la edición de 2010 que la Sociedad Musical «Armonía» «tendría que haber atendido», y bajo la amenaza de demanda al Festival.

El comunicado asegura que el FIS abonó a la Royal Philharmonic Orchestra más de 50.000 euros. Pago que, dicen, correspondía a Melinte. Así quedaba cubierto el importe de los honorarios de la orquesta, además del desplazamiento para el concierto de clausura. Sin embargo, ni la orquesta, ni la empresa que operaba el chárter parecen haber percibido dichas cantidades.

Evasivas

La dirección del FIS sugiere que Melinte, «al parecer sin liquidez», propuso el 24 de julio extender la fecha límite de devolución del dinero hasta julio de 2014. Pero la propuesta fue rechazada al considerar la directiva «que no debía pagar dos veces el mismo concierto».

Los días previos al concierto de clausura, Melinte amenazó con su cancelación «invocando un compromiso que nunca fue ofrecido ni por el FIS ni por su letrado». Según el comunicado, el representante de la Filarmónica, respondió «con evasivas e incluso ironías» al FIS, y no comunicó la cancelación del concierto hasta el 21 de agosto. Esa habría sido la causa que impidió a la institución informar al público de la cancelación antes que la propia orquesta.

El comunicado termina con el anuncio, por parte del FIS, de una próxima «respuesta en sede judicial a las afirmaciones del señor Melinte».

ABC.es