Granados works for piano en el centenario de Granados

97
Granados works for piano en el centenario de Granados
Granados works for piano en el centenario de Granados

Warner Classics nos presenta un C.D. en el que el pianista Daniel Ligorio interpreta obras de Enrique Granados en el centenario de la muerte del compositor catalán.

Es sorprendente y muy triste que el centenario de Granados esté pasando con la poca transcendencia con la que se está viviendo; si a uno de los compositores más destacados de la historia de España, uno de los máximos representantes de lo que se ha denominado la edad de plata de la música española, un músico que, junto con I. Albéniz y M. de Falla¸ constituye la gran trilogía de autores nacionalistas españoles no se le presta apenas atención en su centenario, las conclusiones que podemos obtener son de lo más negativo. Personalmente no entiendo que, en el centenario de Granados, no se hayan tomado las suficientes iniciativas para conmemorar y difundir la obra de este compositor. Por supuesto que me alegra que en los conciertos y en las grabaciones podamos disfrutar de las obras de los grandes autores europeos (Chopin, Liszt, Schumann, etc. si nos referimos al piano), pero igualmente me duele, especialmente cuando hablamos de intérpretes españoles y de nuestras salas de conciertos, que sea raro poder disfrutar de la producción de los más destacados autores de nuestro país, cuya obra creo que no se fomenta en la medida que se merece. Por estos motivos, el hecho de que haya algunos músicos que no se olviden de nuestro patrimonio me reconforta especialmente y este es el caso del trabajo que nos presenta Daniel Ligorio en el centenario de Granados.

La grabación consta exclusivamente de obras del autor de Lérida. Cuatro de las doce Danzas Españolas abren este C.D. (Allegro, Oriental, Rondalla Aragonesa y Molto allegro brillante) en las cuales podemos apreciar algunos de los rasgos propios del estilo de este compositor: características nacionalistas (clara influencia del folklore español), momentos de absoluto lirismo, otros animados y con aire alegre y una exigencia técnica considerable para el intérprete. En este primer bloque Ligorio realiza un formidable trabajo, siendo muy expresivo en el uso de la dinámica y de la agógica, destacando y ejecutando con sentimiento las melodías destacadas y siendo muy eficaz y musical en los pasajes más virtuosísticos de las piezas.

El siguiente bloque que tenemos en este C.D.  lo constituyen los Valses Poéticos, un conjunto de piezas en las que, de nuevo, es perceptible la personalidad del compositor.  Los detalles nacionalistas se combinan ahora con el aire romántico, una de las grandes influencias del autor ilerdense; este conjunto de valses está muy trabajado por Ligorio, mostrándose de nuevo expresivo y musical, sacando muy buen partido de la dinámica y la agógica y obteniendo musicalidad de estas hermosas piezas, no carentes de complejidades técnicas y virtuosísticas solventemente superadas por el pianista. La melancolía y el bello lirismo de algunos de los valses se combinan con el aire alegre y optimista de otros.

En el centenario de Granados, Ligorio continúa con el Allegro de concierto, una obra de juventud del compositor llena de influencias románticas, en la que un hermoso tema se va intercalando con otras secciones llenas de virtuosismo, con escalas rapidísimas de una gran exigencia para el intérprete; la pieza está muy eficazmente interpretado por Ligorio, quien, de nuevo, sabe darle la musicalidad oportuna a la obra para que sea música de un alto nivel artístico y no una mera exhibición de habilidades técnicas.

El último bloque de este C.D. es el de Escenas románticas, un grupo de seis hermosas piezas en las que los rasgos románticos predominan junto con ciertos de talles nacionalistas. Líricas y con ricas melodías, sentimentales, estas piezas continúan con el virtuosismo presente a lo largo de la grabación; muy bien de nuevo Ligorio, que demuestra nuevamente su gran capacidad técnica y su expresividad y musicalidad, poniendo la guinda de este trabajo serio y riguroso, muy bien interpretado en todo momento y que sirve para homenajear al compositor español cuando se cumplen cien años de su muerte. Como ya he dicho anteriormente, me duele que el centenario de Granados esté pasando con una repercusión muy lejana a la que creo que este autor se merece y celebro especialmente que haya músicos, como es el caso de Daniel Ligorio, que no se olviden de nuestros compositores y que los interpreten a un nivel tan alto.

Emilio Lacárcel Vílchez