HAB704, un maravilloso viaje al universo lorquiano en Buenos Aires

85
HAB704, un maravilloso viaje al universo lorquiano en Buenos Aires
HAB704, un maravilloso viaje al universo lorquiano en Buenos Aires

HAB704 es un espectáculo en el que prima la calidad musical y dramática para homenajear al poeta andaluz a 80 años de su trágica desaparición.

Federico García Lorca y Buenos Aires tuvieron una fructífera relación que se afianzó a partir de la inolvidable visita que el poeta realizó a la capital argentina en 1933.

Su maravilloso universo se desplegó entre nosotros de la mano de su voz, de sus ideas, de su poesía, de su teatro… Durante su estadía porteña, Lorca estrechó vínculos con escritores, artistas e intelectuales. Sus días y sus noches combinaron el cante con el tango, la tertulia con el escenario, la magia de su duende y la genialidad de su talento.

En este espectáculo, que se presenta en el exquisito ámbito del Museo Casa de Ricardo Rojas, en Buenos Aires, – una obra de arte en sí misma que vale la pena conocer y disfrutar- se recrea la estancia porteña del poeta a través de un recorrido cronológico que nos lleva a repasar sus actividades: Conferencias, representaciones de sus obras, recitales, entrevistas, tertulias, se desgranan a través de la voz del autor que nos habla por sus textos, matizados por interpretaciones musicales de altísima calidad de un repertorio que sabiamente combina a autores tan variados como Rautavaara, Castelnuovo Tedesco, Mitchell, Oltra, Strugovy y el propio Lorca.

El cuidado libro de Luciano Cocciardi – de quién también está a cargo la dirección y la puesta en escena- supo hilvanar con delicadeza los textos lorquianos dándole al espectáculo una unidad palpable dentro de su diversidad y permitiéndole al espectador adentrarse en el espíritu, en el mundo del poeta, con sus ilusiones, sus sueños, sus angustias y vistiéndolo con la música, estupendamente interpretada, que se funde en el devenir dramático.

La gracia parece campear por cada escena que se cuida mucho de no volverse una estampa flamenca for export para adentrarse en las profundidades del alma lorqueana de la mano de jóvenes interpretes que cautivan por interpretaciones tan sentidas como bien servidas…

HAB704, un maravilloso viaje al universo lorquiano en Buenos Aires
HAB704, un maravilloso viaje al universo lorquiano en Buenos Aires

Inolvidables los fragmentos de Bodas de Sangre en los que la recreación conmueven sin ambages, y qué decir de Yerma o de Mariana Pineda… Pura gracia en la charla entre Lorca y Neruda sobre Rubén Darío acompañada por un zapateado flamenco que aún percute en nuestro pecho… Entrañable el encuentro con Gardel y las opiniones del poeta sobre el tango… Tal vez en La Zapatera Prodigiosa faltó la chispa y la gracia que despertara la sonrisa de esta comedia, pero aún así conmovió desde la ternura…

El título del espectáculo Hab704 hace referencia al número de habitación que ocupó Lorca en el porteño Hotel Castelar – y que aún se conserva igual que entonces- y para llevarlo adelante se cuenta con un ramillete de talentos que saben matizar el canto con la actuación y el baile…

Memorable Majo Quiroga como La Madre, interpretó con garra el rol que creara la inolvidable Margarita Xirgú.

Intensa María Belén Fox como Mariana Pineda y exquisita en los pasajes cantados.

Dúctil Julieta Cancelli, brindó una Novia convincente y deleitó con sus bailes.

Conmovedora Gabriela Morales como Yerma.

Cumplida Lucía Díaz en su interpretación musical de las tres morillas lorquianas y como la Zapatera.

Cálido Luis de Gyldenfeldt como presentador y locuaz como Neruda.

Eficaces Agustín Gómez y Lautaro Nolli como Lorca 2 y Gardel y Lorca 1 y el Novio, respectivamente.

Cálido Luciano Cocciardi como Lorca 3 y el Zapatero.

Estupendo el acompañamiento de Ignacio Seia en piano y la guitarra de Ignacio Ferrarazzo.

Ahora que por Granada andan buscando un cuerpo, ahora que el nombre de Lorca salvó el abismo del tiempo… En Buenos Aires su voz nos sigue conmoviendo cuando la invocan artistas de valor y el duende nos muestra que no se fue… Bravo!

Prof. Christian Lauria