I Puritani de Bellini en el Teatro Real: triunfo de la voz frente a la adversidad.

113
I Puritani de Bellini en el Teatro Real
I Puritani de Bellini en el Teatro Real

Una sombra se cernió sobre los asistentes a la función de I Puritani ayer día siete de julio: Diana Damrau anunciaba importantes indisposiciones vocales pero, por deferencia al público, iba a cantar igualmente la función, aquello generó aplausos espontáneos de toda la sala que se sumía en una incertidumbre y que agradecía el arrojo de la formidable cantante. La posibilidad de que se chafara una función que prometía ser memorable estaba presente en nuestros ánimos. Afortunadamente, vivimos uno de esos momentos únicos en los que se produce el triunfo de la voz frente a la adversidad, era muy divertido comprobar los comentarios del público en el descanso, no se creían que estaba indispuesta. Qué mejor manera de evaluar el trabajo de la soprano titular.

Damrau no pudo dar todo lo que es capaz de hacer, tuvo que omitir sobreagudos y modificar pasajes, pero lo hizo con gran inteligencia, el primer acto fue un compendio de todo su saber, su voz de lírico-ligera tiene un centro amplio de gran volumen para soportar la orquesta lo que la hace bastante idónea en estos momentos para cantar el papel. Además sus agudos son brillantes y se proyectan sin dificultades. A pesar de sus problemas no dudo en soltar algunos (ciertamente al límite pero sin perder la afinación). Maneja los momentos más íntimos con ligereza y los de más volumen con verdadera contundencia. Su dúo final con Camarena (“Vieni fra queste braccia”), con signos inequívocos de extenuación (no pudo hacer los sobreagudos) estuvo muy bien cantado, con sentimiento y mucho gusto, emocionando a los presentes. Tuvo como compañero de batallas a un segurísimo Javier Camarena, tenor que consigue siempre hacer fácil lo que es extremadamente difícil; qué pasmosa suficiencia para saltar al do sostenido del “A te, o cara” o los res bemoles (sustitutos del famoso Fa5) del “Credeasi, misera” casi en la parte final de la ópera sin ningún signo de fatiga y con la misma brillantez del principio. Su canto se apoya en un gran uso de la respiración que le permite una gran proyección, su línea de canto legato fue en crescendo según avanzaba la ópera y sigo pensando que puede cantarlo mejor más adelante cuando su centro gane un peso más lírico, es todo un placer escucharle.

I Puritani de Bellini en el Teatro Real
I Puritani de Bellini en el Teatro Real

A Ludovic Tezier no se le puede negar la amplitud de la voz, la seguridad en las notas agudas (vibrato prácticamente indistinguible, gran volumen) y el centro a prueba de bombas orquestales; acometió con valentía su dificilísima primera aria y cabaletta del primer acto “Ah! Per sempre …Bel sogno beato”, en un momento aún más complicado por ser nada más empezar la ópera. No bajó el nivel a lo largo de la ópera, llegando en plenitud al famoso dúo “Suoni la tromba” que estuvo ligeramente desequilibrado aunque Nicolas Testé (como sir Giorgio) había mejorado desde el insulso comienzo; es pequeña la voz de Testé, y es una lástima porque es bella, bien compuesta en su línea, con un canto noble y agudos templados aunque escasos de volumen.

Es reseñable la Enriqueta de Annalisa Stroppa aunque no destacase especialmente, efectiva en su cometido para conseguir buenos concertantes, no es que su voz sea especialmente amplia ni atractiva pero cumplió; mesuradas las actuaciones de Lozano como Bruno y Sebestyén como Gualtiero sin nada remarcable. Bien el coro, estático en su disposición escénica y que estuvo equilibrado, faltándole algo de refinamiento en alguna entrada de hombres pero siempre bien afinado.

La dirección de Pidó me provocó sentimientos encontrados, sí encontré buenos momentos como el final del segundo acto o el tercero pero hubo otros en los que se notaba que había una elección de tempos un poco extraña, de hecho ocasionó que varios de los cantantes se quedaran atrás en algunos pasajes, de todos modos si reguló la mayoría de las veces el volumen orquestal cuando los cantantes tenían su protagonismo. Especialmente interesante fue el trabajo de las trompas.

Totalmente irrelevante el montaje escénico de Emilio Sagi, minimalismo intrascendente que no añade nada a lo que se está escuchando, por lo menos no estorba demasiado excepto en la recargada escena del segundo acto, llena de lámparas sin propósito a nivel de suelo; la dirección escénica fue nula en el caso del coro que eran como convidados de piedra y encima se exageró a posta el papel de Elvira, no acabo de entender el sentido de la sobreactuación a la que se la obligó, antinatural y molesta. Por si fuera poco, la iluminación brilló por su ausencia. Demasiado oscuro todo para la brillantez de la música de Bellini.

Como no podía ser de otra manera, el público disfrutó y aplaudió enfervorecido ante el despliegue de dos artistas de la talla de Camarena y Damrau, también supo reconocer el gran trabajo de Tezier, al final, como de costumbre, las buenas voces lo llenan todo.

Mariano Hortal