Inauguración de temporada de la OSV. Palau de la Música Catalana

46

Obras del barroco europeo.
Palau de la Música Catalana, 28 de Septiembre de 2013

La Orquesta Sinfònica del Vallés ya nos tiene acostumbrados  desde hace algunes temporades a conciertos con ejes temáticos y con algun artista residente que convierten su temporada en algo más que una sèrie de piezas de repertorio sinfónico. Con subrayados interesantes han sabido crear un público fiel desde la marcha hace 10 años de la OBC al Auditorio.
Esta temporada llena de propuestas y nombres interesantes y unos precios asequibles ha comenzado  con un concierto que rememora el asedio de la ciudad de Barcelona y su posterior derrota a mano de las tropas del rey Felipe V en 1714 y que tantos discursos políticos están llenando estos días diarios y tertulias  y están vaciando las arcas de cultura de Cataluña.
Dos actores sirvieron como hilo conductor en la narración de una selección de textos de la novela “Victus” de Albert Sánchez-Piñol sobre los hechos históricos anteriorment acontecidos se aderezaron con obres del barroco contemporaneo europeo y catalán a los mismos.
El programa se organizo alrededor de cuatro ejes: Prólogo, Asedio y Lucha, Caída y Final.
Las piezas escogidas nos permitieron un interesante viaje por el barroco aleman con fragmentos de cantatas de Bach, del barroco francés con obras de Gluck,Lully y Rameau. Caldara y Corelli nos ofrecieron el barroco italiano. La aportación catalana vino de una partitura de F.Valls. Y el padre de la síntesis junto con Bach de las diferentes caras del barroco europeo la ofrecieron las cuatro piezas del internacional Haendel.
Si bien la idea a priori fue buena y la ejecución no careció de calidad la sobreabundacia de textos ahogó el placer de la escucha de un concierto. Y como dijeron varias personas a la salida más parecía un programa de radio con ilustraciones musicales que no un concierto de inauguración de una orquesta sinfónica.
Por otra parte hay que alabar el esfuerzo de la orquesta del Vallés al adentrarse con éxito en un repertorio no muy habitual en sus atriles, que gracias a la pericia, frescura y buen criterio de su director titular Rubén Gimeno consiguió llegar a buen término .
La aportación del coro amateur Madrigal bajo la experta dirección de Mireia Barrera supo ofrecer no solo una muy cuidada interpretación de cada partitura encomendada sino enriquecerla con una implicación física en una especie de movimiento escénico muy bien resuelto.
Como viene sucediendo ultimamente en Cataluña que se aprovecha cualquier acontecimiento cultural para acabar con un canto generalizado del himno catalán o en este caso con el público en pie cantando el “Cant de la Senyera”, segundo himno “oficial” del país,  que excepto por un contexto nacionalista no se veía mucho su adecuación en un programa alrededor de la música de 1714.
Esperemos que estas ideas para enriquecer un concierto sigan adelante pero teniendo en cuenta que el “con-texto” no trage el protagonismo de la música ni se hagan lecturas forzadas de la música hacia un determinado “texto”.
Esperamos con ansia el siguiente concierto de la orquesta de la mano del maestro Ros Marbá y tambien esperamos el debut de Rubén Gimeno en el Teatro del Liceu al frente de los cuerpos artísticos del teatro con fragmentos de óperas de Verdi

Orquestra Simfònica del Vallès
Cor Madrigal (Mireia Barrera, directora)
Rubén Gimeno, director
Narradores: Mar Ulldemolins y Xavier Pomerol

R.B.