IT Dansa: postgrado con buenos bailarines y afamados coreógrafos

155

Madrid, 22 de enero de 2021. Teatro Real. Cristina Marinero IT Dansa: postgrado

A principios de los años ochenta, cuando la danza bullía por doquier y era materia de portada de diarios y se mimaba en sus páginas, atendiendo al boom experimentado en todo el mundo y más en la España de la reciente democracia, se quiso crear la compañía profesional de este arte del Institut del Teatre de Barcelona, pero, como suele suceder en nuestro país y sus autonomías ya casi como una tradición, la falta de un proyecto sólido, el tema económico (claro, aquí hay que pagar la seguridad social y, entonces, los números no salen) y lo político dejaron el proyecto en un cajón.IT Dansa: postgrado

IT Dansa, en "Kaash" de Akram Khan.
IT Dansa, en «Kaash» de Akram Khan. IT Dansa: postgrado

Lo que sí vio la luz, tomando el poso de la idea, fue una compañía joven adscrita al Institut del Teatre como curso de posgrado y que funcionara para los jóvenes bailarines como entidad de transición entre el fin de los estudios y la carrera profesional. IT Dansa se creó en 1996 y se estrenó en 1997, tras haberle propuesto el puesto de directora a la exbailarina de origen belga, Catherine Allard (Premio Nacional de Danza de Cataluña 2001). Entonces figura principal de la Compañía Nacional de Danza con Nacho Duato, salió de ella para trabajar en el diseño de su estructura atendiendo a su experiencia con el Nederlands Dans Theater II, la formación junior de la compañía donde ella bailó con Duato, bajo la dirección de su genial coreógrafo Jirí Kylián, antes de llegar a España con el entonces recién nombrado director, en 1990. Allard continúa desde entonces en el cargo.

En It Dansa los dieciséis bailarines admitidos como becarios (más dos en prácticas) deben salir de las aulas del Conservatorio Profesional de Danza del Institut del Teatre y solo excepcionalmente pueden ser admitidos graduados de otras escuelas. De hecho, Allard y el equipo de decisión están muy pendientes de los alumnos del último curso del conservatorio porque realizan seguimiento para proponer seleccionados para este postgrado que es It Dansa. Por eso, porque está adscrito, como el conservatorio, al área de educación, no son bailarines contratados como personal laboral, y sí cobran una beca –además de no pagar por estudiar- de 420,71€ el primer año y 540,91€ el segundo y tercero, el máximo que pueden estar, más unas pequeñas dietas por desplazamiento y no cotizan a la seguridad social, sino que, como todo estudiante, están cubiertos por un seguro.

It Dansa en Whim de Alexander Ekman
IT Dansa en Whim Fractured Fairy Tale de Alexander Ekman IT Dansa: postgrado

Lo curioso es que se formen estos talentos y, prácticamente, su destino sea casi obligatoriamente trabajar fuera, no ya solo de Cataluña, sino de España porque compañías grandes asentadas solo tenemos a la Compañía Nacional de Danza y en ella sus miembros tienen que ser sobre todo doctos en danza académica. Al menos, esa es la base de trabajo de su equipo actual.

Hacía muchos años que It Dansa –tan cerca, sobre todo en AVE, pero, como todo lo que pasa desde que tantas cosas se “autonomizaron”, tan lejos…- no venía a actuar a Madrid y las funciones ofrecidas en el Teatro Real han sido fruto accidental por la actualidad que vivimos. El programado desde el año pasado Real Ballet de Flandes había anulado su presencia por la que nos está cayendo con el covid-19 y Joan Matabosch buscó compañía sustituta, encontrándola en su tierra y, por suerte, con la posibilidad de un programa mínimamente a la altura del escenario del Teatro Real, sorteando tantas dificultades como últimamente nos acontecen.

Lo cierto es que hemos visto a unos bailarines muy bien preparados en el estilo contemporáneo misceláneo que rige ahora el mundo europeo –a excepción de compañías como el Royal Ballet, el English National Ballet o el Ballet de la Ópera de París, donde el repertorio histórico de la danza académica sigue presente- y que, seguro, en cuanto pase esta pandemia, estarán integrados en compañías profesionales de esa tónica contemporánea con toda fluidez. En el programa presentado, cuatro coreógrafos con otras tantas piezas,dos de ellos nombres punteros de la creación de danza internacional de las últimas décadas.

El afamado Akram Khan protagonizó el inicio de la velada a través de su creación Kaash (2002), estrenada por It Dansa en 2018 en el festival Grec. Minimalista, con un bello diseño escénico del célebre escultor británico-indio Anish Kapoor, está sustentada en el lenguaje híbrido del coreógrafo británico-blangadesí, con música de Nitin Sawhney y tiene un punto derviche en sus giros y evoluciones. Complicada en sus exigencias técnicas, sirvió como gran presentación de unos bailarines que aceptaron el reto del rigor que pide. La coreógrafa y bailarina Lali Ayguadé y el bailarín Nicola Monaco, intérpretes de esta pieza con la compañía de Khan, han sido los encargados de la puesta en escena de la coreografía.

Le siguió en orden The Prom (2018), creada por la exmiembro de la compañía Lorena Nogal, hoy intérprete y asistente coreográfica de La Veronal, con Marcos Morau, y que también ha trabajado en compañías como Gelabert-Azzopardi, Lanònima Imperial y Plan B Danza. Sustentada en el fino argumento de un baile de instituto al estilo norteamericano, es una pieza sencillita, con una narrativa abrazada por un punto de nostalgia y a la que ofrecen asidero popular los temas musicales elegidos, One More Kiss, Dear, de Petern Skellern; Tensions, de Lindstom, y Can’t help falling in love, en versión de Perfume Genius, junto a la composición original de Manuel Rodríguez.

Aunque el Real Ballet de Flandes no ha venido, sí estuvo presente su director, Sidi Larbi Cherkaoui a través de su coreografía In Memoriam, realizada sobre música de la agrupación vocal francesa de Córcega, A Filetta. Es un bello paso a dos de arranque que luego incluye un tercer miembro en una historia sin narrativa centrada en el estudio de la memoria, de la atracción y la repulsión, donde el coreógrafo muestra su delicada sensibilidad de movimiento. IT Dansa: postgrado

La noche se cerró con Whim Fractured Fairytale, de Alexander Ekman, estrenada en el Grec en 2007, y realizada también sobre un collage musical compuesto por Invierno, de Las cuatro estaciones de Vivaldi, la versión de Bolero, de Ravel, de Edmundo Ros y la siempre maravillosa canción de Nina Simone, My Baby Just Cares for Me. Con esta pieza creada especialmente para It Dansa, que aboga por mantener la cordura incluso cuando la locura parece sucumbirnos por dentro, Ekman despegó su carrera, que le ha llevado a trabajar para reputadas compañías como el Netherlands Dans Theater, el Ballet Opera du Rhin o el Göteborg Ballet, entre otras. En ella, los dieciocho bailarines de la compañía barcelonesa muestran todas sus facetas, desde la felicidad a la tristeza, el nerviosismo o el humor, con talento y madurez en gesto y técnica. IT Dansa: postgrado