José Carlos Martínez, primer español coreógrafo del Concierto de Año Nuevo de Viena

2231
Ballet de la Ópera de Viena, en el Palacio de Invierno de Eugenio de Saboya(1)
Ballet de la Ópera de Viena, en el Palacio de Invierno de Eugenio de Saboya. Foto-ORF

Antes de volar a Austria, para sentarse en el Musikverein el primer día de 2020 (el ballet se grabó en agosto), el exdirector de la Compañía Nacional dirige dos galas en Murcia, con Lucía Lacarra, Matthew Golding, Sergio Bernal e Itzíar Mendizábal, entre otros grandes bailarines

Cristina Marinero

Tras completar su etapa de ocho años al frente de la Compañía Nacional de Danza (CND), José Carlos Martínez pasó el testigo, en septiembre, a Joaquín de Luz. Ahora, cuatro meses después, no sólo dirige sus primeras galas de danza en España -este último fin de semana de 2019, en Murcia- sino que también se ha convertido en el primer español de la historia en coreografiar el ballet del Concierto de Año Nuevo de Viena.

En el futuro próximo, Martínez estrenará, en marzo, su coreografía de El corsario, para el Ballet de la Ópera de Roma, que también repondrá para el Ballet de Liubliana (Eslovenia), en abril. Y montará Giselle, en el Ballet de la Ópera de Zagreb (Croacia), “para la que recuperamos los decorados de Alexandre Benois, pues sus diseños [de 1948] se encuentran en la Opera de París. Creo que si haces una Giselle clásica, hay que hacer la tradicional”.

Respecto al Concierto de Año Nuevo, van a ser millones de espectadores los que vean sus coreografías de las dos piezas seleccionadas por Andris Nelsons, el director letón elegido este año para ponerse al frente de la Filarmónica de Viena en el acontecimiento internacional de cada 1 de enero, gracias a la retransmisión que ofrece la austriaca ORF, aquí en RTVE. Pero luego nos centramos en este evento.

Porque la Gran Gala de Navidad-Estrellas de la Danza que dirige José Carlos Martínez, el sábado 28 y domingo 29 de diciembre, ofrece en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia el arte de grandes nombres de la danza. “La idea es continuar con lo que hice en la CND trayendo a Joaquín de Luz, Lucía Lacarra, Alicia Amatriain o Elisa Badenes, bailarines españoles que brillan fuera, para verlos de nuevo, y, otros, para darlos a conocer, acompañados de parejas internacionales”.

Así, Lucía Lacarra bailará junto a Matthew Golding Finding Light, de Edwaard Liang, y After The Rain, de Christopher Wheeldon, y la también española, Itziar Mendizabal, solista de The Royal Ballet, viene con obras de los dos coreógrafos más emblemáticos de su compañía, Frederick Ashton y Kenneth MacMillan, cuyos Thais y Manon, respectivamente, interpretará junto al bailarín principal del Royal, Ryoichi Hirano. “Es complicado hacer galas en estas fechas”, puntualiza José Carlos Martínez, “porque los bailarines de este tipo de repertorio están actuando en sus ciudades con El cascanueces y muchos no están libres. Aquí, lo bueno es que al ser de compañías muy diferentes ofrecen mucha variedad de títulos. Y al estar invitada Itziar, podemos tener coreografías de Ashton y MacMillan, lo cual me encanta”.

Esta Gala también ofrece el estreno en España de Sergio Bernal interpretando el solo El cisne, de Ricardo Cue, sobre la emblemática partitura de Saint-Saëns. Ya independiente, tras dejar el Ballet Nacional de España, el internacional Bernal –que estará en la Gala del 70º Aniversario del English National Ballet, los próximos 17 y 18 de enero- también interpretará Zapateado, de Pablo Sarasate. “Me parece igual de importante que haya danza española en una gala en España o fuera de ella, su valor es independiente a que la gala sea en nuestro país”, asegura Martínez.

Aída Badía, que por esas “cosas” de las audiciones burocráticas ya no está en la CND, actuará junto al solista de la compañía, Ángel García Molinero, en dos pasos a dos de coreógrafos españoles, Symbiosis, de Altea Núñez, y Les Enfants du Paradis, que José Carlos Martínez realizó para el Ballet de la Ópera de París en 2008, por el que obtuvo el Benois de la Danse como coreógrafo.

También es española Sonia Vinograd y viene con el hispano-cubano Ricardo Castellanos, del Real Ballet de Noruega. Ofrecerán Las llamas de París, el revolucionario paso a dos de Vasily Vainonen y Pulse, de Yoshifumi Inao.

Y, por su parte, el bailarín principal del Dresden Semperoper Ballett, Jon Vallejo, otro español que brilla fuera, bailará con la solista de la compañía alemana, Kanako Fujimoto. “Sustituye a Maria Kochetkova porque ha tenido un problema con su visado y no ha podido salir de EEUU. Con este cambio, vamos a tener un paso a dos clásico, de El cascanueces, muy propio en Navidad, que firma el director del Ballet de Dresden, Aaron S. Watking, siguiendo a Ivanov y Petipa”. Por esto, además, Vallejo “interpretará un solo de Goyo Montero [director del Ballet de la Ópera de Núremberg]. Y como también está la creación de Altea Núñez, así tenemos dos creadores españoles, además de mí”.

José Martínez (dcha) en la grabación del ballet para el Concierto de Año Nuevo de Viena Foto-ORF(1)
José Martínez (dcha) en la grabación del ballet para el Concierto de Año Nuevo de Viena Foto-ORF

Coreógrafo del Concierto de Año Nuevo en Viena

Las piezas que el director Andris Nelsons ha elegido este año para las partes de ballet del famoso Concierto son el vals ¡Abrazaos, millones!, de Johann Strauss hijo, y extractos de las Contradanzas 1, 2, 3, 7, 10 & 8, como homenaje al 250 aniversario del nacimiento de Luigi van Beethoven, quien vivió en Viena 35 años hasta su muerte en 1827.

“Cuando me propusieron el proyecto ya estaban elegidas las músicas que se bailarían. Las coreografías las hemos grabado en la Casa Museo de Beethoven y en el Palacio de Invierno del Príncipe Eugenio”, explica José Carlos Martínez. “Como te leí un tuit diciendo que te ponías mala viendo a los bailarines bailando en cualquier suelo”, me cuenta, para mi sorpresa, “al ver el del museo, con adoquines, me sentía responsable y no quería que ellas bailaran en puntas. Las piezas de Beethoven, que, aunque se llamen contradanzas, no es música hecha para bailar, daban la libertad para intentar hacer algo diferente. Y como el vals de Johann Strauss es tradicional, aproveché para hacer con ellas como una pequeña comedia musical al estilo años 50. Esta idea de la época vino, sobre todo, por los zapatos, ellas llevan bailarinas, pero con suela. Es una coreografía que se aprovecha de lo bucólico del entorno y es corta, poco más de cuatro minutos, así que los bailarines interpretan a personajes diferentes, unos turistas americanos que visitan la casa museo. Incluso he tenido un perro, adiestrado, que además ¡entraba con el tiempo de la música!”.

Nos cuenta también quien es el primer español coreógrafo del Concierto de Año Nuevo de Viena y ha sido el segundo español estrella en la historia del Ballet de la Ópera de París (después de Rosita Mauri a finales del siglo XIX) que fue en febrero cuando le llamó la productora de la ORF del Concierto, quien ya había querido que fuese su coreógrafo junto cuando le habían nombrado director de la Compañía Nacional de Danza. Y enseguida empezó a visitar los lugares de grabación y a reunirse con el realizador, Michael Beyer. “Las dos coreografías están grabadas desde finales de agosto, por lo que están editadas y listas para insertarse en la emisión en directo para televisión”, asegura de las secuencias del ballet que se verán en las televisiones de todo el mundo, excepto en el Musikverein, ya que el realizador las «pincha» justo cuando el director comienza a dirigir su música. José Carlos Martínez vuela el lunes 30 a Viena y las “chequeará” el martes 31, cuando se hace el ensayo general, por lo que el primer día de 2020 va a disfrutar del Concierto de Año Nuevo sentado, junto al resto de privilegiados espectadores, en la famosa sede de la Filarmónica de Viena.