Juan José Zeballos, pianista uruguayo: «En América del sur hay mucho talento»

157
Juan José Zeballos
Juan José Zeballos

El pianista uruguayo Juan José Zeballos, a pesar de su juventud, ostenta una amplia y ecléctica trayectoria que, además de contarlo como uno de los pianistas jóvenes más activos de su país, lo presenta también comunicador artístico en radio y televisión y participando asimismo en obras de teatro y como gestor cultural.

Dialogamos con él en exclusiva para Ópera World…

Ópera World : – ¿Cuáles considera que fueron los elementos que lo llevaron a dedicarse a la música y al piano en particular?

Un piano he pedido desde que tengo memoria. A los 10 años, me enviaron a clases, aún sin tener piano en casa. Con unos pocos años de estudio vi por televisión una actuación de Nibya Mariño, que fue una pianista uruguaya muy importante, probablemente la figura pianística más relevante de la historia del Uruguay; alumna de Cortot, de Marcel Ciampí y de Claudio Arrau, entre otros; dio conciertos por todo el mundo y siempre residió en Montevideo. Ella estaba tocando con la Sinfónica el concierto de Grieg. Al verla y escucharla no sentí la más mínima duda de que eso era lo que yo quería hacer. Con el paso del tiempo tuve la fortuna enorme de tener cercano contacto con ella y sin que nunca me diera una clase de piano me enseñó mucho.

OW: – Leyendo su extenso CV nos sorprende el marcado interés por la música académica pero también por otros géneros y estilos, ¿de qué manera se fue dando esta ampliación del repertorio? ¿Siempre estuvo claro eso, o hubo algo que lo marcó haciéndole descubrir y profundizar variados estilos?

Juan José Zeballos:- Creo que de alguna manera es una reacción a lo que viví en los años de estudio pasando por varios profesores y Conservatorios. La música «popular» no era bien vista, ni estaba permitido interpretarla. No se consideraba algo serio. Una vez que culminé formalmente los estudios me sentí con la libertad de investigar. Para mi asombro encontré creaciones maravillosas y entendí de inmediato que no era inteligente privarse de esa riqueza. Fui viajando por universos que me cautivaron como la música de raíz folclórica, el tango, el jazz, la música contemporánea, de cine, para teatro. Fui entendiendo también el concepto que me parece tan importante de la inter-relación de las artes, y me vinculé también con el teatro, la poesía y una cosa fue llevando a la otra. Un viaje sin retorno que me mostró que la música es buena o no lo es, y no es saludable otro tipo de divisiones.

OW: – ¿Cómo siente que es recibida la música latinoamericana en públicos extranjeros?

Con entusiasmo, con agradecimiento. Con mucho interés. En definitiva creo que todo compositor que tiene algo para decir desde sus raíces siempre cautiva. Cuando tuve oportunidad de tocar musica latinoamericana en España y Francia tuve satisfacciones enormes y una respuesta del público increíble.

OW: – Está claro que la difusión del trabajo del artista es fundamental pero no es tan frecuente que sean los propios músicos de formación clásica quienes lo encaren desde los medios de comunicación, ¿de qué manera fue surgiendo la vocación por la conducción de programas radiales y televisivos de difusión musical y artística?

JJZ:- Surgió como un interés por llevar la música universal de grandes compositores a lo cotidiano. Como un deseo de hacer ver que es música que todos podemos escuchar y que no necesitamos ser dotados especialmente o tener una preparación específica. Creo que de alguna manera el formato tradicional del recital pianístico lamentablemente a veces aleja a personas porque resulta frío, distante, parece elitista. Y la música se hizo para todos. Es un lenguaje que entendemos todos. Nos emociona o no y para eso no hay que ser erudito. Comencé haciendo micros en televisión hablando de música, tocando algo al piano, llevando a compositores contemporáneos a que contaran sobre sus creaciones, a diferentes músicos, queriendo como quien dice «derribar el mito». Después vino la radio, que no fue solo hablando de música sino con un programa cultural. Últimamente en ese tenor también estoy haciendo charlas para todo público donde por ejemplo recorremos la historia del Piano, o de algunos compositores.

OW: – ¿Se dio naturalmente o fue necesario un aprendizaje y una superación extra por el hecho de tener que expresarse y comunicar verbalmente además de hacerlo musicalmente?

JJZ: Fue bastante natural porque la radio y la televisión siempre me gustaron y me resultaron en cierta forma familiares como el propio escenario. Yo también he asistido a talleres de teatro y eso evidentemente contribuye a desenvolverse un poco mejor. Y siempre estoy atento a aprender a comunicarme mejor. Creo que la comunicación está descuidada a veces en éstos tiempos y es la manera que tenemos para entendernos.

OW: – ¿Cómo ve la formación artistica en nuestros países de América del Sur?

JJZ: – Se ve que hay mucho talento. Que hay ganas de hacer cosas. Que a menudo falta compromiso y disponibilidad para sacrificarse un poco si es necesario. Creo que fue a Dolina que le escuché decir la gente no quiere leer, quiere haber leído. Hay muchos interesados en ser músicos pero menos en el proceso que te va haciendo un artista que evoluciona, proceso que por cierto, termina solo con el fin de nuestra vida.

13214676_10206811112172584_927530068_o

OW: – Sabemos que ha sido lanzado recientemente su nuevo trabajo «Sólo Piazzolla. Sólo piano» para el sello Tempus Clásico, que además implicó una gira de conciertos presentando el material por diversas salas de México ¿de qué manera surge la idea de este homenaje?

JJZ: – Piazzolla fue uno de esos compositores que descubrí post Conservatorio. Y del que nunca más me pude separar. Su música es de excelencia y así está reconocido en el mundo entero. Cuando empecé a investigar en sus creaciones allá por el año 2003 me surgió de inmediato la necesidad que armar un recital íntegramente con su música. Ese recital lo presenté infinidad de veces con piano solo, con cuartetos de cuerda, sumando a actores, y con la posibilidad de ir cambiando el repertorio porque la producción de Piazzolla es inmensa. Por esa época ya se editó un disco mío uruguayo que se llamó «Festival Piazzolla». En el 2015 y gracias a mi amigo Francisco Gil, uno de los más importantes concertistas de guitarra de México, los responsables del sello Tempus Clásico escucharon mis interpretaciones de Piazzolla y me hicieron saber de su interés por editarme un compacto que reuniera 50 minutos de su música.

OW: – ¿ Cómo fue la tarea de llevarlo a cabo? ¿cómo fue la experiencia en la gira?

JJZ: – Muy satisfactoria, pese a no ser del todo amigo de grabar. Lo hice varias veces, pero siempre me ha quedado el sabor de que con el vivo me desempeño mejor, con otras libertades. El disco es un producto uruguayo, grabado en la ciudad balnearia de Piriapolis con técnicos uruguayos. Es la primera vez que un disco uruguayo se edita en un sello mexicano internacional. Por otro lado propuse al sello sumar a dos uruguayos: el compositor contemporáneo Diego Legrand, lamentablemente fallecido hace poco, me hizo el honor de entregarme para estrenar una composición suya «Recordando a Piazzolla» que hoy felizmente integra el repertorio del disco, y el caricaturista Jaime Clara hizo una estupenda caricatura del genio de Astor que engalana la tapa del Cd. La gira fue pequeña pero intensa de emociones. Salas llenas, pianos Steinway en perfecto estado con su técnico esperando al lado «por cualquier cosa». Programas de radio especialmente dedicados a mi visita, transmisiones radiales de los conciertos. Un público más que cálido y generoso.

OW: – ¿Cuáles son los próximos proyectos de Juan José?

JJZ: – Me espera un ciclo largo en Uruguay. Hay una empresa uruguaya que se llama Conexión Ganadera (www.conexionganadera.com) que tiene la generosidad tan grande de contratarme para dar conciertos gratuitos para todo público por todo el territorio nacional. Lo interesante de éste proyecto es que no solamente voy a los grandes escenarios del país, también a un pequeño centro cultural de barrio, a una escuela rural, a un pequeño club de una ciudad alejada de la actividad cultural. Comienzo ahora en la segunda mitad de año hasta diciembre y retomo de marzo a diciembre del 2017. Ésta temporada la hemos llamado «Piano Expresso» y pretendemos llegar a todos los barrios de la capital y todos los departamentos del país, donde voy a tocar música clásica y latinoamericana, compositores y obras muy conocidas y otros pocas veces frecuentadas. Es un proyecto por el que trabajo mucho porque es una gran responsabilidad haber sido elegido entre tantos artistas talentosos que hay para realizarlo por segunda vez. También tengo agendados compromisos para Argentina y Paraguay, y para Chile y probablemente México nuevamente el año que viene.

María Laura Del Pozzo