Kullervo en Pamplona: homenaje a Sibelius a propósito de J.R.R. Tolkien

38

Kullervo en Pamplona: homenaje a Sibelius a propósito de J.R.R. Tolkien

La Orquesta Sinfónica de Euskadi ha querido comenzar su nueva temporada de conciertos rindiendo homenaje al compositor finlandés Jean Sibelius, de quien se cumplen 150 años de su nacimiento. Me parece una decisión muy acertada y más todavía por la elección para dicha conmemoración del poema sinfónico-coral Kullervo, que está en estos momentos de gran actualidad, puesto que casi coincide el concierto en fechas con la presentación del nuevo libro de J.R.R. Tolkien, The Story of Kullervo, que trata de la vida y aventuras de este personaje de la mitología finlandesa.

Esta composición de Jean Sibelius es su primer poema sinfónico, compuesto en 1882, cuando el joven prodigio tenía 17 años. Desarrolla en 5 movimientos la vida del joven Kullervo, héroe desgraciado del poema épico finlandés Kalevala. Kullervo acabará suicidándose tras haber seducido a una joven, que luego resultará ser su hermana desaparecida anteriormente. La obra requiere una importante orquesta, a la que se añade un coro masculino, que hace el papel de narrador, además de soprano y barítono, que encarnan a los dos hermanos.

La dirección musical ha estado encomendada al director finlandés Ari Rasilainen, que llevó la obra a buen puerto. Su dirección me pareció más adecuada en los tres últimos movimientos, más dramáticos, que en los dos primeros, en los que eché en falta mayor ligereza y donde hubo exceso de volumen por parte de la orquesta. A sus órdenes estaba la Orquesta Sinfónica de Euskadi, que ofreció una destacada actuación. Una vez más se demuestra que esta orquesta suena mucho mejor en escenario que en foso. El complemento musical fue puesto por el Coro Easo, que lo hizo francamente bien como narrador de la obra, mostrando afinación y poderío en sus intervenciones en los movimientos III y V.

Los solistas fueron adecuadamente servidos por los finlandeses Marjukka Tepponen, soprano, y Markus Nieminen, barítono. Ella ofreció una voz atractiva, no excesiva en cuanto a volumen y cantando con gusto. No es extraño que este mismo verano haya sido aclamada en Bregenz cantando el personaje de Liu en la Turandot de Puccini. En cuanto a Nieminen, mostró una voz poderosa y bien timbrada, algo apretado por arriba.

El concierto se inició con el poema Finlandia, también de Sibelius.

El Baluarte ofrecía huecos sorprendentes, teniendo en cuenta que la ocupación teórica superaba el 90 % del aforo. El público dedicó una recepción cálida a director, solistas, orquesta y coro en los saludos finales.

El concierto comenzó con 5 minutos de retraso y tuvo una duración de 1 hora y 25 minutos, sin intermedio. La duración de Kullervo fue de 1 hora y 14 minutos. Cinco minutos de aplausos.

El precio de la localidad más cara era de 31 euros, costando 16 euros la más barata.

Terminaré con un consejo a mis lectores referido a Kullervo. Les recomiendo vivamente que escuchen la versión de Sir Colin Davis en el Barbican londinense en 1992. La encontrarán en Youtube y me parece una auténtica referencia.

José M. Irurzun