La Carmen de Bieito en París: no es no

125

Después de su estreno en el festival de Peralada en 1999 vuelve a la Opera National de Paris la Carmen de Bieito, una de las escenografías más reconocidas de la obra que ha rodado por los grandes teatros del mundo. A pesar de que Calixto Bieito suele asociarse con provocación esta puesta en escena hace una magnífica crítica política y social de la España de mujeres apasionadas y toros de Osborne sin sobrepasar ni ser obsceno.

Esta Carmen entrelaza el machismo y la España de los años 70 en pleno postfranquismo y aunque parece que el público español se va acostumbrando a esta visión del artista, parece que en París aún se escuchan murmullos cuando un joven desnudo torea a la luz de la luna o cuando se entrevé como Mercedes le realiza sexo oral a uno de los legionarios.

Para ponernos en contexto Calixto Bieito nos traslada a la ciudad fronteriza de Ceuta, sólo hay que verlo en los elementos escenográficos, coches de época, cabinas telefónicas y un gran toro de Osborne, imaginario muy típico de la época. Sin muchos elementos consigue trasladarnos a la decadencia y a la oscuridad de la obra.

La Carmen de Bieito en París
La Carmen de Bieito en París

Anita Rachvelishvili se ha hecho un hueco entre las mejores Carmen del mundo. Sin duda es la estrella de la noche, potencia, fuerza, energía….su voz tiene todos los matices perfectos para interpretar el papel. Sus medios y sus graves son increíbles, desde que ella abre la boca por primera vez para cantar La Habanera ya no podemos cerrarla nosotros tampoco. Su brillante presencia y sus matices aterciopelados nos regalan una noche sin decepción. El público le regala la mayor ovación de todo el elenco no es de extrañar. Por ponerle alguna pega me habría gustado ver un poco más de esa esencia picaresca tan española en su interpretación.

Roberto Alagna, el que se suponía su compañero de escenario no pudo estrenar este 11 de Abril. Una bronquitis le impidió acompañar a Anita Rachvelishvili dándole asi la opción al tenor Jean-François Borras. Al contrario que su compañera tiene una voz limpia y ligera pero no muy sonora. Aunque defiende el papel con bastante pulcritud y nada se puede decir de su proyección queda un poco inseguro en los ataques de los agudos finales. En la interpretación tampoco podemos negar que hace una lectura perfecta del francés, pero aunque consigue un carácter muy ingenuo en el personaje, se queda un poco insulso en sus movimientos en el escenario, su enfrentamiento con Escamillo es el claro ejemplo, llegando incluso a casi convertirse en una parodia.

La Carmen de Bieito en París
La Carmen de Bieito en París

La soprano Nicole Car es una de las artistas australianas más notables e interpreta una magnifica Micaëla esta noche. Su color de voz oscuro no le impide defender perfectamente los agudos del personaje, sabe lucir sus atributos vocales en las notas largas y en la zona centro superior.

Escamillo, por el bajo italiano Roberto Tagliavini es también bastante apropiado para el papel. Destaca por su legato impecable. Bonito color, potencia y buena proyección la de este bajo, tal vez le sobra un poco de aire de más en la ejecución de los agudos, pero en general se mantiene bastante correcto en el papel.

La Carmen de Bieito en París

Cabe destacar en los papeles secundarios las intérpretes de Frasquita y Mercedes. Gabrielle Philiponet y Valentine Lemercier son impecables como actrices. Ambas además gozan de voces muy cálidas y redondas. Zuniga, François Lis como sus compañeras es otro gran actor, apasionado y enérgico. El bajo goza de unos graves sobresalientes y un timbre con cuerpo y gran densidad.

En el foso, Lorenzo Viotti ofrece una dirección de la obra un tanto acelerada y precipitada. Aun así se encarga de destacar todos los matices de la obra y cuidar de ella con gusto durante la velada. Gran ovación del público para el director parisino al final de la noche.

Rebeca Blanco Prim