La crítica americana elogia la Butterfly de Tebar en Florida

102
Butterfly de Tebar en Florida
Butterfly de Tebar en Florida

El comentarista de South Florida Clasical Review Lawrence Butmen, elogia en su crítica grandemente la actuación en el foso de Ramón Tebar en la reciente producción de  «Madame Butterfly» de la Florida Grand Opera

El crítico manifiesta que  Butterfly de Giacomo Puccini conserva un lugar especial en los corazones de los amantes de la ópera. Desde su estreno en La Scala de Milán en 1904, la historia de una geisha adolescente traicionada por un oficial naval estadounidense sigue siendo una fusión conmovedora de apasionado lirismo y melodrama. La nueva producción de Florida Grand Opera de esta ópera de hoja perenne, que se inauguró en el Centro Arsht, logró ofrecer gran parte de la teatralidad creciente de la partitura, a pesar de una actuación desigual del protagonista.

Textualmente a continuación refiere: «Algunos de los activos musicales más importantes de esta presentación provienen del foso. El director Ramón Tebar hizo que las sugestivas melodías y la fluida escritura orquestal de Puccini realmente cantasen al tiempo que patentizaran un sentido infalible de ritmo dramático. Tebar ordenó tocar con infinitud de matices, dibujando siempre unas tonalidades ricas y ambientales, enfocado con precisión todas las secciones de la excelente orquesta. Construyó el Intermezzo entre los actos II y III con proporciones sinfónicas, destacando enormes contrastes de color y textura tímbrica del conjunto. En el coro a boca cerrada, Tebar integró las voces fuera del escenario con la orquesta para lograr un efecto mágico. El maravilloso portamento que sacó de las cuerdas fue solo uno de los numerosos detalles sensoriales que se destacaron hábilmente».

Sin duda el maestro valenciano fue el triunfador de la noche, pues a la Cio-Cio San, Sandra López el comentarista Lawrence Butmen, le encontró inconvenientes ya desde su comparecencia en escena y aunque señala la mejora de su prestación en el segundo acto no se  priva de reseñar que «Un surgió entrecortado en lugar de una declaración refulgente de fe en el regreso de su marido. Sí reseña en positivo su acción conmovedora en la escena de la carta cuin cónsul estadounidense Sharpless, y en la escena final en la que logró el pathos necesario. Algunos de sus mejores cantos aparecieron en las escenas finales cuando se despidió de su hija y fiel sirvienta Suzuki antes de suicidarse. Algunos de los comentarios de la publicación on line, reseñan la excelente labor de Tebar y la voz pequeña y con vibrato de Sandra López.

Respecto al tenor Joshua Guerrero que  interpretó a Pinkerton lo significa como un cadáver egoísta, destacando sus intervenciones en «Amore o grillo» y en «Addio fiorito asil» en la que exhibió una palpitante pasión.

Del veterano barítono verdiano Grant Youngblood que encarnó a Sharpless significó su brújula vocal amplia y oscura para conceder al cónsul un noble peso musical. Asimismo significa Butmen que Stephany Peña fue una mezzo de textura fina y fortaleza encarnando a Suzukiy que ella y López cuadraron sus voces maravillosamente a dúo cuando el escenario estaba sembrado de flores al ver que el barco de Pinkerton llegaba al puerto de Nagasaki.

Butterfly de Tebar en Florida

Reseña con elogios los papeles secundarios como el intrépido agente matrimonial Goro, Nicholas Nestorak quien evitó la caricatura, luciendo una presencia en el escenario y un tenor de carácter ágil. El firme bajo Rafael Porto exudaba fuego en la denuncia del bonzo por la conversión al cristianismo de la protagonista. El poderoso barítono Nathan Matticks entonó las proclamas del Comisionado Imperial. Michael Miller fue un cálido príncipe Yamadori y Shaina Martínez adjudicó una voz de soprano bien educada a las pocas líneas de Kate Pinkerton. El coro que rige Katherine Kozak fue exquisitamente equilibrado en el inicio del tercer acto y exuberante en la escena de la boda.

Por ultimo refiere que la producción de Sarasota Opera ofreció un atractivo escenario para la fluida puesta en escena de E. Loren Meeker en la que el hijo de la heroína (Jake Hernández, encantador) fue inusualmente activo. Los trajes efectivos de Allen Charles Klein y la iluminación de Ken Yunker ayudaron a evocar el choque de culturas del drama.

Por su parte el David fernandez del Nuevo Herald significa que «Madama Butterfly supone el regreso al podio de la FGO de su director musical en residencia, el maestro Ramón Tebar que goza de amplio reconocimiento internacional y al que hemos escuchado y admirado numerosas veces en Miami y otras ciudades floridanas».

Florida Grand Opera repitió Madama Butterfly a las 8 pm los martes y jueves y a las 2 pm el domingo 26 de enero en el Arsht Center en Miami y a las 7:30 pm el 30 de enero y el 1 de febrero en el Broward Center en Fort Lauderdale.